Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/170233

El Papa volvió al Vaticano  tras 10 días de internación

Francisco tuvo una operación de colon. 

El pontífice, de 84 años, fue dado de alta del centro sanitario de la ca­pital italiana minutos antes de las 11 locales (6 de Argentina) para regresar a su residencia de Casa Santa Marta, donde continuará con la recupera­ción.

Tras salir del hospital, y sentado en el asiento del acompañante de su Ford azul, el Papa pasó previo a regresar al Vaticano por la Basílica de Santa Ma­ría la Mayor, en el centro de Roma, en la que suele rezar antes y después de sus viajes apostólicos.

Pasado el mediodía romano, el Vati­cano informó en un comunicado que el pontífice agradeció a la imagen de la Virgen de la Basílica “el éxito de su cirugía, dirigiéndole una oración por todos los enfermos, especialmente los que se encontró durante los días de su hospitalización”.

Antes de ingresar al Vaticano por la denominada entrada “del Perugino”, el Papa bajó del auto que lo transpor­tó y agradeció a los cuatro policías que escoltaron su regreso en moto.

El martes, sonriente y caminando por sus propios medios, Francisco ha­bía saludado a pacientes pediátricos oncológicos con los que compartía el piso 10 del Gemelli.

El domingo 4 de julio, en una ope­ración programada pero mantenida en secreto hasta pocos minutos an­tes, Jorge Bergoglio fue operado du­rante tres horas, con anestesia gene­ral, a raíz de “una estenosis diverticu­lar grave con signos de diverticulitis esclerosante”.

La intervención, hecha con anes­tesia general, incluyó una “hemico­lectomía izquierda” que implicó la extracción de la parte izquierda del colon.

En un posoperatorio normal, el Papa solo tuvo “unas décimas de fiebre” horas después de la inter­vención. Además, luego de diversas pruebas clínicas, el equipo médico descartó en la semana la presencia de cáncer en el pontífice.

A lo largo de su internación, conti­nuó con el trabajo de Gobierno de la Curia romana, al punto que designó obispos, envió telegramas y manifes­tó su “alegría” por las victorias de las selecciones masculinas de fútbol de Argentina e Italia en la Copa América y en la Eurocopa.

Notas Relacionadas