Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/170292
MIRTA VÍA DO PICO

“El disfrute de una obra de arte es complejo y tiene varias aristas”

La licenciada analizó la obra de Léo­nie Matthis de Villar titulada “alre­dedores de Lomas De Zamora”, que se encuentra en el Bellas Artes.

El disfrute de la obra de arte pasa por la comprensión de sus cualidades estéticas y formales, pero también, y en relación con estas, de su con­tenido iconográfico, de su contexto histórico y de sus características técnicas. Dis­poner de un esquema estruc­turado para este análisis -ha­bitualmente intuitivo- nos acerca a identificar las claves de la obra en cada caso. 

El Museo Vidal propone un acercamiento a las obras de arte que componen su patrimonio. En esta oportu­nidad una pintura de Léonie Matthis de Villar, “Alrededo­res de Lomas de Zamora”, es objeto de análisis por parte de la licenciada Mirta Vía Do Pico.

Dentro del catálogo de obras patrimoniales del Mu­seo Provincial de Bellas Artes Juan R. Vidal se encuentra una obra de Léonie Matthis de Villar (1883-1952), pintora francesa radicada en Argen­tina desde los 29 años, cuyo título es “Alrededores de Lo­mas de Zamora” -gouache sobre papel de 29 x 42 cm- 1936, obra pictórica donada por el arquitecto Miguel Vi­llar Matthis.

La técnica del gouache es un tipo de pintura con base al agua; este factor hace que se asemeje a la acuarela pero su mayor concentración de pigmento hace que sea más opaca que la acuarela. La opacidad se obtiene median­te la inclusión de pigmentos blancos inertes, principal­mente tiza y sulfato de bario.

Léonie Matthis aplicó esta técnica a la mayoría de sus obras más famosas al aplicar capas pinceladas con acua­rela opaca y plasmar los co­lores claros y luces con blan­cos. Al secarse, los colores ofrecen una tonalidad clara. En la paleta de esta brillante artista priman los colores cálidos, claros y luminosos como se pueden observar en la obra paisajista “Alre­dedores de Lomas de Za­mora”.

Los ocres de la tierra del camino se armonizan con los verdes de los árboles y la claridad de las paredes de las casonas con un cielo en dos tonalidades de azules. Es de destacar que Léonie Matthis fue una de las pri­meras mujeres admitidas por la Academia de Bellas Artes de París en 1904. Residiendo desde 1912 en Buenos Aires, casada con el pintor español Francisco Villar, trabajó in­tensamente en obras con es­cenas de la vida diaria de las personas o el aspecto de los edificios.

Obtuvo el Primer Premio único para extranjeros en el Salón Nacional Bs. As. 1919. Al principio de su carrera pintaba al óleo, pero no se destacó tanto como lo hizo después con el gouache so­bre papel francés. Las temá­ticas que desarrolló Matthis tienen el núcleo en la Plaza de Mayo, la Revolución de 1810, los paisajes del interior del país y las referidas a la vida de Jesús, durante su úl­tima etapa. 

Notas Relacionadas