Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/170473

Las pymes en crisis

Sin un crecimiento soste­nido de la cantidad de em­presas, pequeñas, media­nas y grandes, dedicadas a bienes y a servicios, es muy difícil proyectar una recuperación sostenida del empleo y la economía, alertó la consultora. 

Los datos son elocuentes y marcan la grave­dad de la situación: en medio de la pande­mia, más de 20 mil empresas cerraron el año pasado en la Argentina y se perdieron unos 100 mil puestos de trabajo formales, según surge de un análisis de los datos de la Afip realizado por la consultora Ecolatina.

En un informe titulado “PyMEdemia: Argentina, con menos empresas que hace diez años”, esa con­sultora trazó un panorama crítico sobre el escenario laboral y empresarial en el país.

“El saldo de la pandemia está siendo la pérdida de aproximadamente 20 mil unidades productivas (-4%), junto con la destrucción de 100 mil puestos formales de trabajo (-1,6%)”, alertó, y que ayer dio cuenta la agencia Noti­cias Argentinas. 

El segmento más afectado son las proveedoras de servicios: el 95% de las firmas que cerraron pertenecían a este rubro, repre­sentando una caída de 5%. 

De esta forma, la plaza total de empresas se redujo un 4,2% y volvió a los niveles de 2008, de acuerdo con datos de la consul­tora Ecolatina. 

En la primera mitad del año, tanto el consumo como la inversión mostraron algunas señales de reactivación. 

El primero, alentado por la recuperación de parte de los puestos de trabajo perdidos en 2020, y la se­gunda por la obra pública y el impulso privado a la construcción. 

A pesar de estas mejoras, la cantidad de empresas, una variable clave para pensar no sólo en el creci­miento actual, sino también en el futuro, no está lo­grando seguirle el paso. 

Según Ecolatina, en los últimos años se observa­ron tres etapas bien diferenciadas en esta variable: 

- Entre 2003 y 2011, la cantidad de empresas del sector privado formal saltó 60%, ayudada principal­mente por una economía pujante. 

- Entre 2012 y 2018, el estancamiento del PBI tuvo en su correlato en la cantidad de firmas, que perma­neció sin cambios.

- Finalmente, entre 2018 y 2019 cerraron cerca de 18.000 empresas netas (-3,9%).

En la actualidad, la cantidad de firmas está en los niveles del primer año del primer gobierno de Cris­tina Kirchner (2008) y, si bien la cantidad de trabaja­dores creció 6% desde entonces, la población habría saltado alrededor de 15% en el período.

Por eso no alcanzó para absorber a todos los nue­vos ingresantes al mercado laboral.

Según Ecolatina, “las cifras de desempleo de entonces son poco fiables, de modo que no son com­parables con las de hoy en día”. 

Sin un crecimiento sostenido de la cantidad de empresas, pe­queñas, medianas y grandes, de­dicadas a bienes y a servicios, es muy difícil proyectar una recu­peración sostenida del empleo y la economía, alertó la consultora. 

El stock de empresas es un buen indicador, no sólo de la di­námica actual sino también del futuro.

“En una economía pujante con opciones de inver­sión, se abrirían empresas, en tanto el sector privado se mostraría dispuesto a asumir riesgos y emprender nuevos proyectos, confiando en su rentabilidad”, in­dicó Ecolatina. 

Pero advirtió que “lamentablemente, la situación es la opuesta y el rebote de la pandemia pareciera ser eso: un rebote, que no se transformará en des­pegue”.

La cuestión trasciende porque son las Pymes que aportan el lugar para gran parte de la masa laboral, en un país que siempre tuvo a este sector como el motor productivo en zonas clave. El Gobierno aún no asiste al sector, y se esperan medidas para poder salir de la situación.

Notas Relacionadas