Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/170521
EN BROTE PSICÓTICO EN BARRIO PRIVADO BONAERENSE

Declararon testigos del incidente en que un agente baleó a “Chano” Charpentier

Familiares y un psiquiatra dijeron a la justicia que el cantate se encon­traba muy “violento”. La madre dijo a los medios que él no la agredió. 

Familiares y profesiona­les de la salud que estaban en la casa de Santiago “Cha­no” Moreno Charpentier cuando fue baleado por un policía durante un brote psicótico a su madre coin­cidieron al declarar que el músico se puso “muy vio­lento” cuando quisieron internarlo contra su volun­tad aunque ninguno vio el momento del disparo por lo que el fiscal aguarda la de­claración de su madre para establecer lo ocurrido.

Uno de los testigos en re­latar lo que pasó la madru­gada del lunes en el barrio privado Parque La Verdad, de la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz, fue Oscar José Otonello, es­poso de la madre del músi­co, Marina Charpentier. El hombre recordó que ese día fue la segunda vez en pocos días que su mujer llamó a un psiquiatra para poder internar al artista, ya que se encontraba “fuera de sí y muy agresivo”.

Según el relato de Otone­llo, “Chano” se “tornó aún mucho más agresivo” ante la llegada de un psiquiatra, por lo que debieron requerir asistencia policial e incluso refugiarse con su mujer en un auto para “resguardar su integridad física”. No obs­tante, el testigo no presen­ció el momento en el que el ex líder de la banda Tan Biónica fue baleado por uno de los policías que fueron a la casa, sino que dijo que “escuchó demasiados gritos y un estruendo” y que se­guidamente su mujer gritó: “¡Cómo le vas a pegar un tiro!”.

Otros testigos, entre ellos un tío de “Chano”, un psi­quiatra y el resto del per­sonal de salud que acudió al lugar, relataron también el estado de alteración en el que se hallaba el músico, aunque dijeron que tampo­co vieron el momento del disparo, al declarar ante el fiscal Juan Manuel Espe­rante, quien inicialmente instruyó la causa. Durante esta jornada, el expediente pasó a otra fiscalía, la 1 de Zárate-Campana, especiali­zada en Delitos Complejos, por estar involucrado en el caso un policía bonaerense.

Si bien otros dos policías que acudieron al barrio pri­vado defendieron el accio­nar de su compañero al mo­mento de disparar contra el artista, los investigadores aún necesitan obtener más evidencia que les permita establecer lo sucedido y si el efectivo actuó o no en legítima defensa. Una de las pruebas que aguarda la Justicia es la declaración testimonial de la madre de “Chano”, quien a través de los medios puso en tela de juicio la actuación policial y negó haber sido agredida por su hijo.

Hasta ayer a la maña­na, “Chano” continuaba internado en el Sanatorio Otamendi, tras haber sido sometido a una cirugía en la que le extirparon el bazo, un riñón y parte del pán­creas. El caso del músico puso en la escena pública el debate sobre la ley de Salud Mental y cómo actuar ante situaciones similares, en las que familiares piden inter­naciones de personas con problemas de adicciones o mentales contra la voluntad del paciente. Al respecto, mediante un comunicado, el defensor del Pueblo Ad­junto bonaerense, Walter Martello, dijo hoy que el marco normativo en cuanto a Salud Mental “no brinda respuestas adecuadas” en casos como el protagoniza­do por Moreno Charpentier, cuyas familias “vienen re­clamando poder internar a sus hijos que sufren proble­mas de adicciones”.

El hecho se inició la ma­drugada del lunes cuando, según las fuentes policiales y judiciales, el músico se encontraba en un aparente cuadro de brote psicótico producto del consumo de estupefacientes. Familiares y el médico psiquiatra pre­sentes en la casa del músico llamaron a la policía para lograr controlarlo.

“Chano” en un primer momento se asomó por la puerta de la casa para enta­blar una conversación con los tres efectivos policiales que habían llegado, pero al notar la presencia de su ma­dre, regresó sobre sus pasos e ingresó a la vivienda, dije­ron los voceros. Fue allí que, según el relato de las fuen­tes de la pesquisa, tomó una cuchilla de un cajón y uno de los cuales le disparó. Al oficial que realizó el disparo se le extrajo sangre y se le incautó el arma reglamen­taria para ser peritada, al igual que una vaina y el plo­mo que traspasó el cuerpo de “Chano”, hallado entre sus ropas. s

El psiquiatra 

El psiquiatra Gonzalo Caligiuri declaró que llegó y la madre de “Chano” le explicó que su hijo desvariaba y que “había consumido estupefacientes”. Relató se pre­sentó como psiquiatra y que en ese momento el músico “comenzó a insultar y a amenazar a su madre” y a él di­ciendo que “le iba a clavar un cuchillo en la yugular”. Además que tenía un “elemento cortopunzante con el cual hacía movimientos de apuñalamiento”. 

Notas Relacionadas