Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/171446

Proponen ampliar un Monumento Histórico Nacional

Dos jóvenes correntinos se recibie­ron de ingenieros civiles presentando como trabajo final un anteproyecto para la “Ampliación de aulas del Co­legio Nacional General San Martín de la ciudad de Corrientes”.

El tema adquiere relevancia por lo que repre­senta la institución en la historia de la educación regional. Los autores de la idea fueron Iván Ariel Katavich y Luis Bernardo Fortunato. 

La carga histórica del Colegio Nacio­nal es innegable. Fue el primer Colegio Secundario de Corrientes cuando se lo fundó en 1869. De él se desprendieron como anexos los Colegios Nacionales de Resistencia, Formosa e inclusive en ese claustro se iniciaron las activida­des de la incipiente Unne hasta contar con instalaciones propias.

“El primer gran desafío a conside­rar para el proyecto fue el de buscar la funcionalidad de la ampliación. Teníamos claro que cualquiera fue­ra la propuesta, debía mantener las características de diseño que tiene el edificio”. Lo expresado por el ingenie­ro Katavich no es un detalle menor ya que al tratarse de un Monumento His­tórico Nacional no se pueden realizar reformas que no sigan su línea arqui­tectónica.

“Otro factor que nos planteamos fue el tiempo que la ampliación deman­daría. En ese sentido consideramos un período deseablemente práctico para el funcionamiento del colegio, sin ex­tenderlo de modo que deba suspender sus clases durante un tiempo exten­so”, expresó el ingeniero Fortunato. Para evitar la prolongación de la obra, los profesionales proponen una selec­ción de materiales, como también una logística para transportarlos, y plani­ficaron los trabajos durante las vaca­ciones de verano para no necesitar la suspensión de actividades. 

Luego de un relevamiento del edi­ficio y de los planos existentes en los archivos de la institución, Katavich y Fortunato consideraron “que era posi­ble volver a realizar obras para contar con nuevos salones”. De los planteos prevaleció uno que se adecuaba a las normativas municipales vigentes, a las de Monumentos Históricos y al costo de obra. 

“De todas las posibilidades analiza­das, consideramos apropiado utilizar el espacio que se encuentra sobre el patio cubierto. Esta intervención per­mitirá dotar al colegio con aulas en un primer piso, a las que se accederá por escaleras y un ascensor para aquellas personas con movilidad reducida”, detalló el ingeniero Katavich.

“Toda la nueva construcción de aulas estará techada a dos aguas uti­lizando el mismo tipo de tejas france­sas; con aberturas metálicas similares a las de la planta baja. Las paredes es­tarán revocadas con el efecto de ‘pie­dra París’ que actualmente poseen”, agregó Fortunato.

“El diseño de la construcción man­tendrá la misma línea arquitectónica del edificio, a excepción de la escale­ra, que por no contar con espacio su­ficiente y evitar modificar otros, se la construirá en un extremo de los patios descubiertos”, explicaron los nuevos profesionales que además dieron de­talles de cada cambio que realizarían en el histórico edificio.

Notas Relacionadas