Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/171729
VIOLENCIA EN EL BARRIO JUAN XXIII

Familia atacada por una patota abandonó su casa por temor a represalias

Debido a que carecen de custodia, dejaron el hogar. Los vecinos también temen por su integridad. Un grupo de violentos los tiene en vilo.

La familia atacada por una patota en el barrio Juan XXIII tuvo que abandonar su casa por temor a sufrir represalias por parte de los involucrados en el ataque.

Debido a que carecen de custodia policial y mientras la Unidad Fiscal de Investigaciones y la Policía investigan lo que ocurrió el domingo pasado por la mañana.

Según el informe de la Policía, lo que se sospecha es que ese domingo, cerca de las 5, cuando una horda de violentos atacó a pedradas su casa, el hombre habría ejecutado un disparo de escopeta con el que hirió a un muchacho de 17 años, apellidado Romero Soto, quien ahora está internado.

Pero, la versión de los integrantes de la familia Vera es distinta. Aseguraron que no tienen armas de fuego en la casa y que “toda la investigación se basa en las declaraciones de los que nos atacaron y de sus familiares”. Además, dijeron que en el allanamiento que realizaron los efectivos policiales no hallaron alguna escopeta o proyectil que pudiera ser usado contra quienes intentaban incendiar su vivienda con ellos dentro.

“Es una injusticia, mientras mi marido está preso, los que quisieron quemar nuestra casa con nosotros dentro, están libres”, se quejó Luisa, la esposa del hombre que actualmente está demorado en la comisaría 12ª.

Mientras, Alejandro, el comerciante que alquila un kiosco perteneciente al grupo familiar, y que se halla al lado de la vivienda, dio su versión de los acontecimientos.

En primer lugar aclaró: “Yo no estaba, porque cierro el negocio a las 23.30, justamente porque este tipo de episodios violentos ocurren constantemente”.

Según, lo que se pudo saber es que el domingo, aproximadamente a las 5, la familia dueña de la propiedad estaba en su casa, luego de haber compartido un asado con unos amigos, cuando llegó una patota. “Todo empezó porque llegó esta gente y quisieron venderle algo al dueño de la casa, y como éste se negó quisieron quemar todo”, explicó Alejandro.

Los vecinos de esa cuadra de la calle Potosí, abonan la versión del comerciante. Sostienen que “los que causaron todo eso viven en la zona y siempre roban lo que encuentran, para luego ofrecer en venta, para comprar bebidas”.

En este sentido, Alejandro, remarcó: “No es que no se les quiso vender alcohol. Fueron a ofrecerle cosas de dudosa procedencia al dueño de casa, y como se negó a comprar, empezaron los insultos y luego fue el ataque”.

Además contó que luego de los insultos “empezaron a tirar piedras a la casa que está en la planta alta. Después rompieron el kiosco, destrozaron las aperturas, los vidrios. Y hasta intentaron prender fuego (el comercio y la casa)”.

Prosiguiendo con su relato aseguró: “Después que el señor atacó a balazos, volvieron a tomar represalias. Y ahí fue cuando intentaron prender fuego todo”-

El comerciante, aunque vive a 25 cuadras de allí, tiene a sus familiares en esa zona del barrio, y por ello teme por su integridad. “Tengo mucho miedo de que vuelvan. Ahora rogamos por el chico herido, que está grave. Es una vida. Pero lo que pueda pasar después es complicado, por lo que puede generarse. Mi familia vive a pocos metros. Yo los conozco a todos los que atacaron, y si todo termina de la peor manera para el chico herido, no sé cómo puede terminar esto”, insistió

Mientras, trascendió que desde el Ministerio de Seguridad siguen de cerca la investigación y existen instrucciones para aclarar la situación y evitar nuevos hechos violentos en esa zona de la ciudad.

En tanto, la Policía busca esclarecer el hecho por el que está detenido un hombre, acusado de haber baleado a un menor de edad que actualmente está internado y en grave estado.s

Notas Relacionadas