Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/171731
SEGUNDO SINIESTRO EN UNA OBRA EN MENOS DE UN MES

Obrero de la construcción cayó desde un séptimo piso

Resbaló y se precipitó al tercer piso. Tiene fracturas y golpes.

En 20 días, dos obreros de la construcción cayeron de los edificios de donde trabajaban, de los cuales uno de ellos murió y otro está grave.

El último episodio ocurrió ayer cerca del mediodía cuando un constructor que se desempeña en el inmueble ubicado en la calle Mendoza 1150 de la ciudad de Corrientes se desplomó desde el séptimo piso y golpeó una chapa que se hallaba en el tercer piso.

Fueron más de veinte metros los que recorrió hasta impactar contra el pedazo de metal que lo contuvo y evitó que termine en el techo de una vivienda.

La construcción tiene doce pisos y se halla a mitad de cuadra en la calle Mendoza entre San Martín y Bolívar.

El trabajador de la construcción tiene 41 años y fue identificado como Víctor Andrés Benítez. Cuando ocurrió el siniestro se encontraba en la parte exterior del edificio, en el séptimo piso, pero se desestabilizó en el andamio y cayó debido a que carecía de arnés.

En un primer momento, ocurrido el hecho, sus compañeros intentaron socorrerlos, lo inmovilizaron y luego llamaron al servicio de emergencias 911 para solicitar una ambulancia. Posteriormente, fue asistido por personal médico. Pero para ello debieron contar, además, con la colaboración de rescatistas, porque el hombre se hallaba en un espacio de difícil acceso.

Pese al fuerte impacto, el trabajador se encontraba consciente. Para poder bajarlo de ese lugar, tuvo que llegar a la zona el personal de Bomberos Voluntarios y de la Policía, como también equipos médicos de emergencia porque, debido al impacto, el constructor había quedado atrapado dentro de los tanques de agua ubicados en el lateral norte del edificio, envuelto por un trozo de chapa.

El hombre herido fue trasladado al Hospital Escuela donde se le realizan estudios clínicos para determinar la gravedad de las lesiones, aunque trascendió que presenta fractura expuesta en una pierna y también se habría roto las costillas, un brazo y se lo evalúa para determinar la posible existencia de lesiones en la cabeza.

EL PRIMERO FUE FATAL

El pasado 1 de septiembre, otro obrero de la construcción cayó desde lo alto del edificio en el que trabajaba y como consecuencia, murió.

El muchacho, de 23 años, había sido identificado como Gustavo Galván, quien se hallaba haciendo tareas de techado pese al mal clima. En este caso lo que habría ocurrido es que el joven pisó una chapa mojada, resbaló y cayó al suelo, desde el cuarto piso.

Ocurrió en la construcción de la Escuela de Constructores Portuarios y Vías Navegables, en la avenida Juan Torres de Vera y Aragón 1387. la tragedia se produjo entre las 14.30 y las 15 en momentos en que cesó de llover en ese sector de la Capital, Galván se dispuso a realizar labores de techado pese a que las condiciones climáticas no eran las idóneas para tal tarea. En esas circunstancias, cuando se hallaba sobre una de las láminas de metal corrugado se había resbalado y cayó a gran velocidad contra el suelo, el fuerte impacto le ocasionó lesiones en la cabeza y órganos internos que hicieron inútil cualquier intento de socorro por parte de sus compañeros presentes en el establecimiento, quienes acudieron en los momentos posteriores a la caída.

Lo que sostienen los familiares de Galván es que no se habrían utilizado los elementos destinados a prevenir caídas. Esto se basa en las versiones obtenidas por parte de los compañeros de trabajo del muchacho. Según sostienen los allegados del muchacho fallecido, los responsables de la empresa constructora dijeron que existían elementos de seguridad “pero los que trabajaban con él dijeron que no, que la soga estaba por la chapa, para que no vuele, porque ese día llovía y había viento”.

Notas Relacionadas