Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/172666

"Cafeomancia, borras de café literario"

"Cafeomancia, borras de café literario" es la nueva obra literaria de la periodista y escritora nacida en la localidad de San Roque; Gladis Mabel Domínguez Núñez que se presen­tará el 10 de noviembre a las 19 en el Museo Casa Martínez (Quintana 971).

"Durante la pandemia nuevamente la poesía fue mi refu­gio y alegría, a tal punto que participé en varias antologías, talleres literarios cursos virtuales y así también dio a luz a esta nueva obra literaria", dijo en diálogo a NORTE de Co­rrientes. 

A decir de la autora, fue muy linda la presentación de manera virtual porque pudieron acompañarla poetas muy importantes como son: Ada Membreño de El Salvador, Paco Rubín de México, María Fernanda Vila Migliaro de Uruguay, de Argentina: el gran poeta Aldo Parfeniuk, Pedro Patzer, Andrés Duretti, Rubén Capodacqua, de San Roque, su pue­blo contó con Rosalía Montenegro y Patricia Agüero de Pen­zo, también Antonio Tarragó Ros y con mucha nostalgia dice que lo que más la emociona es haber contado con Alejando Mauriño ya que sus primeros pasos poéticos en corrientes fueron guiados por él. 

Con mucho orgullo dijo que su libro cuenta con el prólogo y la contratapa escritos por sus profesoras: Claudia Tejeda (del Taller de escritura creativa del paseo Nicolasa y coordi­nadora del Café de las alas compañías) y Marta Elena Guz­mán del Taller literario La Pluma, al que asiste desde año 2014.

Dice la poeta Claudia Tejeda en un fragmento del prólo­go: "Gladis Domínguez convida un café profético en la cla­rividencia del pasado/ Sus palabras suben como un aroma, corren la cortina de la infancia/ Es tiempo de nostalgia per­mitida en un año de confinamiento. Entonces la lectura se vuelve / histórica y plural en el punto donde confluyen las emociones/De repente, la poeta incursiona en temas místi­cos y eróticos, cuestiona el barro, interpela al hombre, des­nuda su distopía más creyente que nunca en los caminos".

De igual modo en un fragmento de la contratapa la Poeta Marta Elena Guzmán dice: "Atestiguo este libro como una confirmación del amor y la belleza. La trascendencia de la soledad en lo rojo del horizonte, en el azar de los naranjos, en la inocencia de la lágrima. Y en el máximo temblor de la espiga, cifrar la esperanza del pan como el de la palabra. Re­comiendo su lectura. Claro que, con una taza de café".s