Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/172728
FÉLIX CHÁVEZ

El poeta de la brocha gorda celebró una nueva vuelta al sol

El artista festejó ayer 87 años en la localidad de Santa Rosa, donde com­partió esta fecha tan importante con familiares y amigos. 

Félix Chávez es un hom­bre de buenas costumbres, considerado el pintor de brocha gorda y un poeta in­nato y cantor de los buenos. Ayer, viernes 5 de noviem­bre, celebró una nueva vuel­ta al sol o como dicen otros, dio una nueva vuelta de hoja al calendario.

Santa Rosa, el lugar del festejo, pueblecito que lo inspiró para escribir el cha­mamé "Jardín correntino" y Dolfi que solo pudo ofre­cerle una mano y abrir las puertas de ese oráculo cha­mamecero que es su casa, lugar de tantos encuentros y donde la amistad saca pe­cho.

Qué hermosa mezcla en uno mismo ser: pintor, poe­ta, cantor y además ejemplo de humildad. Cuando habla­mos del pintor estamos no siendo certeros con este ad­jetivo, pintor es un hombre que pinta lo que vende. Félix es un artista, es un hombre que vende lo que pinta, la calidad de un pintor depen­de de la cantidad de pasado artístico que lleve consigo y eso es algo que sobra en Félix.

Cuando hablamos de poeta, su primera tarea es desencadenar en nosotros sentimientos que quieren soñar. Juan Ramón Gimé­nez, el autor de "Platero y yo", bien decía: "El poeta no es un filósofo, sino un clari­vidente", la expresión de sus letras tiene encerrado a todo el litoral en su cuerpo".

Como cantor, jamás se para en un árbol a cantar que no da flor. El genial José Hernández decía: "Gracias le doy a la Virgen, gracias le doy al Señor, porque entre tanto rigor y habiendo per­dido tanto, no perdí mi amor al canto ni mi voz como cantor"; frase que parecie­ra que fue hecha a medida de Félix.

También voy a hablar de Félix, el ser humano; el de la hombría de bien que es su mayor tesoro, como esos conocimientos de moral, dignidad, honra­dez, respeto, conceptos que le han inculcado sus padres en su más tierna infancia en Misiones y que hasta hoy honra. Su respeto irrestricto a los amigos, la necesidad de honrar las letras, ese don tan apegado en Félix que es la virtud, don que lo dis­tingue entre lo bueno y lo malo, lo justo o lo injusto, y las concepciones racionales entre el bien y el mal.

El artista es sin lugar a dudas un invitado de lujo en todos los festivales de Mburucuyá. Forma parte del metabolismo de la Loma Alma, siempre estamos aguardando a este invitado que es una rara mezcla entre el hombre adulto y el joven que lleva dentro; parece mo­derno pero es muy clásico, es laico pero religioso, no tiene cabellera pero parece el extraño de pelo largo. 

Eso es Félix, el ser que transita entre los afectos de sus amigos y es por to­dos reconocido, apreciado, considerado y respetado. La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu, algo que Félix con­serva y por lo que ayer feste­jó al celebrar su cumpleaños número 87. 

Cantante y letris­ta, Félix Armando Chávez nació en Concepción de la Sierra, provincia de Misiones, el 5 de noviembre de 1934. Junto a su hermano Héctor, integrante del celebrado dúo Úbe­da-Chávez, despuntó desde muy temprana edad su vocación por la música, amenizan­do fiestas familiares y escolares. Radicado en Buenos Aires en el año 1946 en busca de un oficio para ganar­se la vida, se relacio­nó con los conjuntos de la época, presen­tándose en el circuito "chamamecero" del gran Buenos Aires. Si bien no se dedicó exclusivamente a la música, el contacto con grandes artistas del género lo alen­taría para iniciar su prolífica obra autoral que lo identifica.