Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/173092
INGRESOS EN EL PAÍS 

Una década perdida: en 10 años cayó  el salario real en todas las provincias

Entre 2011 y 2021 la caída del sueldo superó el 25% en algunas provincias, fue del 10% a nivel nacional y alcan­zó el 19% en corrientes. 

En consonancia con el informe del Observatorio de Trabajo, Economía y So­ciedad (Otes) que plantea la caída progresiva del salario registrado privado sobre la producción, el análisis de los datos del Ministerio de Tra­bajo de la Nación, de Indec e IPC, también deja una foto preocupante y más amplia: en los últimos 10 años, el sa­lario real mostró retrocesos en todas las provincias del país, con picos en provin­cias como Tucumán y me­nor caída en jurisdicciones como Caba, pero con guaris­mos preocupantes para pla­zas como Córdoba. 

Las economistas Laura Caullo y Azul Chincarini, del Ieral, lo analizaron en un reciente trabajo en el que es­tudiaron la evolución de las remuneraciones reales en la última década y se dieron con un curso oscilante, no obstante de tendencia nega­tiva, producto de la erosión de una inflación en ascenso.

"Comparando el primer semestre 2011 con el de este año, se observa que, en to­das las provincias, la caída de los salarios reales del sector privado ha sido gene­ralizada. A nivel nacional, la reducción fue del 10%, con Tucumán (-26%), Neuquén (-19%) y Corrientes (-19%) posicionadas entre las más afectadas. Mientras, Formo­sa (-7%), La Pampa (-7%) y Caba (-8%), resultaron las jurisdicciones que presen­taron una menor caída del salario real privado", dice el informe. Para el caso de Cór­doba, la caída del salario en una década es del 14%. 

Al mirar el desempeño del mercado laboral, el trabajo apunta que la evolución del empleo asalariado formal mantuvo un curso descen­dente desde el primer tri­mestre 2018, se acentuó du­rante el 2020 y alcanzó en el segundo trimestre 2021 los 6,2 millones de puestos de trabajo, un valor que no su­pera a los niveles prepande­mia y se asemeja a la misma cuantía registrada hace 10 años, en 2011. A nivel pro­vincial, es posible com­parar la situación del em­pleo formal de una década atrás con la observada en el primer semestre 2021. 

Este ejercicio no refleja un desempeño homogé­neo entre las jurisdiccio­nes, sino todo lo contra­rio. Entre las que crearon puestos de trabajo se ubica Neuquén (+26%), Chaco (+11%) y Corrientes (+10%). Mientras, Catamarca (-13%), La Rioja (-10%) y San Juan (-7%), se encuentran entre las provincias que perdie­ron más puestos de trabajo en esta comparación. Y para Córdoba se registra una caí­da del 1% en la cantidad de asalariados registrados pri­vados, en comparación con 10 años atrás.

SIN RECUPERACIÓN 

Esta fragilidad del salario es uno de los ejes de análisis del último trabajo del Otes que plantea una serie de re­flexiones sobre la evolución de los ingresos, la pobreza y el desempleo.

En el trabajo se plantea que a nivel nacional, en el segundo trimestre de 2021, la participación del salario en el valor de la producción del sector privado alcanzó el 31,1%, 3,5 puntos menos que en 2019 y 8,1 menos que en 2016. En ese sentido, de­talla que hay que afinar la mirada para encontrar caí­das más pronunciadas en esa participación, en secto­res como la industria, donde se pasó del 45% de partici­pación del salario en 2016 al 28% en 2021, o el comercio, donde la caída fue desde el 37% al 25%.

A su vez, se explica que a pesar de que la pérdida de participación del salario su­cedió en casi todos los sec­tores en los últimos años, la distribución no es igual en todos. Y se remarca que la participación del salario es particularmente baja en el sector agropecuario, donde en 2021 fue menor al 21%.

"Esta reducción de la par­ticipación del salario en lo que se refiere al valor agre­gado bruto a la producción, se explica por la caída del poder adquisitivo del sala­rio registrado, que ha que­dado durante muchos años, por detrás de la inflación. A esto se suma que no hay una fortaleza en la recuperación de los niveles de empleo desde hace varios años", apunta el economista de Otes, Pablo Díaz Almada. 

"Hay que tener en cuenta que la recuperación del sa­lario de la que se habla hoy, siempre es en función del registrado. Cuando se miran los no registrados vemos que no hay ninguna recu­peración. Y el aumento en el desempleo no se explica totalmente por el hecho de que las provincias tiene una población económicamente activa más grande, porque donde se advierte mucho el desempleo es en los traba­jadores no registrados. Ellos son los que quedan muy fácilmente desempleados cuando viene un proceso de crisis", remarca 

En términos metodoló­gicos, Díaz Almada explica que el 31% de participación del salario se explica al con­siderar los salarios registra­dos contra el valor agregado bruto de la economía, sin considerar los salarios del sector público. 

"Esa participación de los salarios en relación con la producción, que es del 31% a nivel país, estimamos que es mucho menor en otras provincias donde secto­res como la agricultura y la ganadería y otras activi­dades del sector primario tienen mucha incidencia en la producción, pero no son los que más empleos generan".s

Notas Relacionadas