Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/173116
MUESTRA DE MODELOS A ESCALA DE AVIONES

Aeromodelismo: un hobby, un arte y  un mundo de conocimientos ilimitados 

En Casa Molinas se exhiben piezas de dos coleccionistas: Jorge Scocco Y Germán Figueroa. Maquetas y aero­naves para disfrutar y aprender.

La consulta era im­prescindible ¿Dónde conseguir modelos a escala en Corrientes? Si bien en las décadas del ‘80 y ‘90 hubo un local en la calle Córdo­ba, entre Junín y 9 de Julio, en la actualidad se pueden adquirir en Rosario, Córdoba o Buenos Aires. "En Resistencia también hubo uno o dos loca­les, pero ya cerraron", contaron. Conseguir modelos a escala en plastimodelismo, "es posible en Mercado Li­bre o bien en Amazon, pero no son baratos. Considerando la mar­ca y el modelo puede rondar los 50.000 pesos".

El aeromodelismo tiene más aficionados de lo que uno puede imaginar, in­clusive aquí en Corrientes. Aviones, helicópteros, tan­ques, portaaviones y mu­chos otros vehículos forman parte de una muestra que se encuentra en exhibición en el Museo Casa Molinas (Car­los Pellegrini 937) y que per­tenece a dos coleccionistas, que comparten sus tesoros para que el público pueda disfrutarlos. 

Esta exposición, que se in­auguró el jueves último con una charla que brindaron los expositores, Jorge Scoc­co y Germán Figueroa sobre "Modelos de aviones a es­cala desde la Segunda Gue­rra Mundial", fue tal vez la ocasión en que muchos afi­cionados al aeromodelismo pudieron encontrarse, cono­cerse e intercambiar datos y puntos de vista. 

El hobby por el armado de aeroplanos a escala es más bien un afición, inclusive un deporte, que tiene adeptos en todo el mundo; pero que también es silencioso e indi­vidual. 

"Te podés pasar horas concentrado armando un modelo, es una pasión que te sumerge en tu propio mundo", explicó Scocco en una entrevista con NORTE de Corrientes. "No se trata solo de separar cada pieza de las planchas de plástico, sino ensamblarlas, pegarlas, cuidar los detalles, estudiar bien cómo irán insertas, cómo deben ir colocadas las calcomanías, buscar en internet fotografías de los aviones reales, leer sobre historia, entender de física, química, matemática, me­cánica, son varios aspectos que se tienen en cuenta para que el modelo terminado quede perfecto, como noso­tros queremos", contó. 

"Por la misma razón todo depende del tiempo que uno le dedique, porque no siem­pre se puede. Hay responsa­bilidades que no se pueden dejar de lado por una afi­ción, la familia, el trabajo. Tal vez los fines de semana o los feriados, son días en los que nos dedicamos un poco más. Por eso, el armado de un modelo a escala puede tardar dos meses, o mucho más", dijo Figueroa.

Por la misma razón, mu­chas veces compran distin­tos modelos y los guardan hasta tener tiempo para po­der realizarlos. "Todos coin­cidimos en que compramos, y las cajas van quedando ar­chivadas a la espera de que sea su turno o haya tiempo", explicó Scocco, que tiene por ejemplo, unos 40 modelos en cajas semi terminadas, pero en maquetas, el doble aproximadamente; mientras que Germán Figueroa tiene unas 80 unidades individua­les y entre 130 y 140 piezas menores.

UNA PASIÓN QUE ARRANCA EN LA ADOLESCENCIA

El hobby por el aeromo­delismo en el caso de ellos arrancó -coincidentemen­te- a los 12 años. "Fue con una maqueta que me regaló mi mamá. Era un bombar­dero utilizado en la guerra de Malvinas, yo quería ser piloto militar, porque sentía pasión por la aviación, de hecho me presenté dos ve­ces a rendir, pero no pude ingresar. De todas formas, aún hoy mi pasión por los aviones sigue intacta, y leo y estudio todo lo que pue­do sobre las aeronaves, y entre ellas también está el aeromodelismo", manifes­tó Scocco, quien además de trabajar en la administración de una institución educativa se dedica a la fabricación de muebles. 

"Creo que mi profesión no ha quedado muy alejada de lo que me gusta, porque la precisión, el cuidado de los detalles que me ha dado el aeromodelismo, lo aplicó también a la hora de armar muebles", resaltó.

Con respecto a sus inicios, Germán Figueroa, asegu­ró: "Era antes de Malvinas, me encantaba Star Wars y se vendía para armar uno de los aeroplanos que uti­lizaban en la película, me encantaba. También realicé proyectos de autos y barcos, no solo aviones".

Germán Figueroa es do­cente en un colegio secunda­rio en la materia Tecnologías de la Información y la Co­municación (TIC), además de ser analista programador, por eso está interesado en la aplicación de la robótica, de la programación a los mode­los a escala. "Llevo todo esto al aula, comparto con mis alumnos lo que es el armado de estas maquetas a escala, hay una tendencia educati­va en ese sentido, que a los chicos les llama mucho la atención, por eso insisto en que participen en las ferias de ciencias, que puedan vol­car su interés, y tal vez en un futuro dedicarse a ello", aseguró, y agregó: "Con el aeromodelismo se aprende a investigar, a buscar datos en internet, se lee historia, se aprende de matemáticas, diseño, física, química".

DESECHOS PARA UNOS, MATERIALES PARA OTROS

No es un hobby barato, o sí, depende desde el punto de vista que se lo aborde. Porque una caja de plastimo­delismo, que trae en plan­chas de plástico las piezas para armar, según el mode­lo, tamaño, origen y marca, puede costar $50.000, por­que en general son importa­dos. De todos modos, como es el caso de Germán Figue­roa, él desarrolla la técnica scratch en aeromodelismo. Es decir, construye las pie­zas con sus propias manos a través de envases, botones, maderas y todo elemento que pueda reciclarse y dar forma a las piezas. "Es todo un desafío, porque todo lo que el resto de la gente des­echa para nosotros cobra una dimensión distinta, no­sotros vemos una pieza. He construido naves espaciales, vehículos militares a escala y te aseguro que no se dan cuenta de que es todo ma­terial reciclable", mencionó Scocco. 

El aeromodelismo tiene distintas vertientes, está el de madera balsa, el de papel, el plastimodelismo, el radio­modelismo, para volar los aeroplanos a control remoto, y está la técnica de scratch. "Todo depende de cuánto te guste, investigues, estudies, aprendas y, sobre todo, dis­frutes realizando los mode­los a escala", agregó.

Coleccionistas y aficiona­dos al aeromodelismo, no dudan en invitar al público a disfrutar de la exposición, pero también a sumergirse en el mundo de los modelos a escala, "que puede ser una puerta a muchísimas posibi­lidades de disfrutar y tam­bién de conocimiento". s

LA EXPOSICIÓN "AEROMODELISMO MUNDIAL A ESCALA" SE ENCUENTRA HABILITADA EN EL MUSEO CASA MOLINAS, DEPENDIENTE DE LA MUNICIPALIDAD DE CORRIENTES, Y SE PUEDE VISITAR HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE CON ACCESO LIBRE Y GRATUITO; EN LOS HORARIOS DE LUNES A VIERNES DE 8 A 12 Y DE 16 A 20. SÁBADOS, DOMINGOS Y FERIADOS DE 9 A 13 Y DE 17 A 21. 

Notas Relacionadas