Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/173665
CONFLICTO EN EL SANTUARIO DE MERCEDES

Gauchito Gil: movilizan efectivos para garantizar la demolición de locales

Gendarmes y policías custodian el área que debe ser despejada a la vera de la ruta nacional 123. Trabajan má­quinas de Vialidad Nacional.

Un nutrido grupo de efectivos de la Gendarme­ría Nacional Argentina lle­gó ayer al predio ubicado a la altura del kilómetro 100 de la Ruta Nacional 123 para constituir una base de operaciones por orden del juez federal de Paso de los Libres, Gustavo del Co­razón de Jesús Fresneda. El motivo es que el mismo magistrado dispuso el de­rribe de los locales comer­ciales precarios que están instalados a la vera de esa vía de tránsito en la loca­lidad correntina de Merce­des, en el predio donde se emplaza el santuario del Gauchito Gil.

Los numerarios habían llegado el miércoles para asegurar el área debido a que era inminente el des­alojo, pero un grupo de co­merciantes que se negaba a dejar el lugar amenazaba con resistirse. Estos habían cortado la vía de tránsito el jueves, generando así un caos en esa ruta de vital im­portancia para el transpor­te internacional.

Los manifestantes depu­sieron la actitud a última hora de la tarde. Luego, en horas de la noche iniciaron el traslado de sus bienes desde ese predio tomado hacia una carpa en la que deberán instalarse provi­soriamente, mientras que otros llevaron la mercade­ría a depósitos.

Ayer desde las 6, los gendarmes ejecutaron el despeje de la zona y dis­pusieron un operativo de seguridad para garantizar la integridad física de los operarios de la Dirección Nacional de Vialidad que accionaron las máquinas con las que demolieron los locales. Con una topadora y un retroexcavadora avan­zaron sobre las edificacio­nes en las que funcionaban santerías, locales de comi­das y sanitarios, aunque no se destruyó el tinglado donde se erige la imagen del santo popular.

De esta manera hicieron cumplir el mandato judi­cial emitido en el que se estableció que la demoli­ción "deberá ser ejecutada el día 17 de diciembre del año 2021, a partir de las 6 y hasta su culminación, la cual no podrá extenderse por más de 48 horas". Se justificó la orden en que "está fuera de toda duda que las banquinas que in­tegran la zona de seguridad vial de la Ruta Nacional Nº 123, por una extensión que va desde el asfalto hasta los límites de los inmuebles, en un ancho aproximado de 50 metros por cada lado, constituyen inmuebles de dominio público afectados a la utilidad pública, y su ocupación no solo es prohi­bida a los particulares por el derecho patrimonial que implica, sino porque la ocu­pación afecta el interés público por el cual debe­rá estar liberada de toda ocupación u obstáculo".

La orden judicial indi­ca que "ante el supuesto de que se mantenga la ocupación irregular de la zona de banquinas y zona afectada a la circulación vial en la Ruta Nacional Nº 123, y exista desobediencia a la orden judicial dictada en el marco de la concilia­ción homologada, se dis­pondrá el desalojo por sen­tencia judicial con orden de lanzamiento y detención a las personas que resistan la manda jurisdiccional, todo lo cual implicará el uso de la fuerza pública de las unidades especiales an­tidisturbios de las fuerzas federales."

Para garantizar el cum­plimiento de la manda ju­dicial se dispuso que un destacamento móvil de la Gendarmería se instale en la zona para custodiar las máquinas y a los obreros de la Dirección Nacional de Vialidad; que eviten la ins­talación de nuevos locales en el predio y prevengan nuevas tomas de terrenos a la vera de la vía de trán­sito. Además, se reforzó el destacamento policial exis­tente en el santuario para que la Policía de Corrientes brinde apoyo. s