Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/174097
EL OFICIAL MANCHADO POR INCIDENTES

En final bochornoso Mandiyú gritó campeón

El Albo lo ganaba 1-0 con el gol de blanco. A falta de 3’ del final se trenzaron los jugadores, ingresaron hinchas y el juego fue suspendido. 

En una noche que pintaba espléndida (el partido fue suspendido por incidentes) con un estadio casi repleto y bajo un estricto protocolo de seguridad y sanidad, Deportivo Mandiyú le ganó 1 a 0 Ferroviario, y pusieron en juego el título Oficial de la Liga Correntina de Fútbol. La final, que contó con el arbitraje de Víctor Vallejos (cambio de último momento por Nelson Sosa), se disputó en el estadio de Huracán Corrientes, que estuvo custodiado por Guardia Urbana de la Municipalidad, que exigieron a los aficionados el carnet de vacunación que acredite la colocación de dos dosis para ingresar al estadio azulgrana. 
Ferroviario se mostró más sólido en el primer tiempo. Con un Mambrín desequilibrante los dirigidos por el DT Osvaldo Chávez fueron superiores en los primeros minutos. Sin embargo, Mandiyú logró ponerse en ventaja con un gol de otro partido porque el equipo de Mingo Centurión no había hecho méritos para ponerse arriba: a los 14’, el volante Blanco sacó una terrible bomba en la media luna del área para quebrar a Vallejos, dar la ventaja a su equipo, y desatar la locura de los muchos hinchas algodoneros que coparon la tribuna que da espaldas a la Enet Nº 2. 
A pesar del golpe el Tren Verde, quizás mejor aceitado debido a su reciente paso por el Regional Amateur, siguió apostando a la velocidad de Mambrín o bien algún avance por los laterales por medio de Valenzuela o Esquivel. Otra clara para Ferro apareció en los pies del "Tanque" Kuchack (ex Mandiyú) que contuvo bien el arquero Corradini. Así se fue un primer acto muy disputado, sinónimo de una final liguista, con ambos conjuntos muy mezquinos.
Para el complemento las cosas siguieron con el mismo rumbo: todo era del Tren Verde, que le hacía incómodo al partido de Mandiyú. Por eso, el arquero Corradini debió exhibir sus credenciales tras un remate de Mambrín con destino de gol. Lo cierto es que el Albo sumaba situaciones de peligro con jugadas aisladas: Ramírez capturó un balón en el punto penal, sacó un remate que se estrelló en el palo. Y si algo le faltaba a esta final, Blanco se hizo expulsar de manera infantil tras recibir la segunda amarilla (la primera fue por sacarse la remera en el festejo) por agarrar la pelota con la mano. 
Ferro no cedió su avance sobre el arco de Corradini, que se calzó el buzo de héroe. 
Pero en el final se desvirtuó todo cuando Ferro pidió un penal en el área sobre Valenzuela. Todo Ferro acorraló al árbitro Vallejos, los jugadores se trenzaron con golpes de puños (hubo futbolistas de Sacachispas) e ingresaron un puñado de hinchas de Mandiyú. Cierre bochornoso en una final que quedó suspendida, aunque solamente restaron 3 minutos por jugarse.