Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/174144

Primera toma de deuda del año

Economía emitió títulos de deuda por $114.400 en la primera licitación del año. En 2021 llegó a 4,19 billones.
La administración de Alberto Fernández abrió el registro de deuda del año 2022 y sumó nuevos compromisos a la pesada mochila financiera que carga el Estado. A doce días de estrenar nuevo almanaque y luego de un año 2021 en el que el Ministerio de Economía de la Nación colocó deuda por más de 4 billones de pesos, ayer se emitieron diversos bonos por un total de $114.400 millones para afrontar vencimientos inmediatos por $55.000. De acuerdo a la información oficial, el 59% del total fue emitido a tasa fija, según cada instrumento, y el 41% restante en títulos ajustados por inflación. La operación de colación de títulos de deuda le permite al Gobierno conseguir fondos frescos para tapar agujeros que se abren en las próximas dos semanas, y así genera nuevos compromisos a mediano plazo que volverá a cubrir con otras licitaciones, engordando un pasivo que ya es suficientemente voluminoso y reduce el margen de maniobra. Es un círculo vicioso, que comenzó hace tiempo con Cristina Fernández de Kirchner, se prolongó en la gestión de Mauricio Macri y ahora se profundiza con Alberto Fernández. El desencadenante de este endeudamiento perenne es el gasto público que vuelve inmanejable el déficit fiscal.
Tal como se ha descrito en las cartas editoriales de los últimos días, el endeudamiento de la Argentina ha crecido de manera exponencial debido a la incapacidad de poner límites al gasto, para reducir el déficit, y al cierre de los mercados de créditos. Sin posibilidad de financiarse en el exterior (además está pendiente la negociación de la abultada deuda con el FMI) el gobierno del Frente de Todos está recurriendo a mecanismos endebles para cubrir el gasto. Emitió -y sigue emitiendo- pesos de manera exagerada, pero además está licitando bonos que es una forma de tomar préstamos en el plano interno. A la par corren las Leliq, que son una bomba de tiempo. 
El menú de bonos ofrecidos en la licitación de ayer estuvo conformado por cuatro títulos con vencimiento en 2022. Según informó la Secretaría de Finanzas, se emitió una nueva Lelite con vencimiento el 31 de enero, y se reabrieron las letras a descuento (Lede) con vencimiento el 29 de abril y 31 de mayo y la letra ajustable por CER (Lecer) con vencimiento el 21 de octubre. Los inversores realizaron 835 ofertas por un total de $171.572 millones, adjudicándose un valor efectivo de $114.400 millones.
Esta es la primera licitación del año, en quince días se realizará otra. Es que el Estado necesita de recursos frescos. Alcanza con señalar que durante 2021 el Ministerio de Economía colocó deuda por más de 4 billones de pesos. 
En la última semana de diciembre puso en marcha ocho títulos de deuda por $334.445 lo que le permitió refinanciar los vencimientos de $292.377 millones del 3 de enero, y acumular dinero para próximas operaciones. En tanto, la cartera que conduce Martín Guzmán sumó en la segunda vuelta cerca de $15.600 millones y totalizó un financiamiento extra de $161.711 millones durante diciembre. Después de junio, el último mes de 2021 fue el segundo mes del año con mayor monto de financiamiento neto.
Durante todo el año sumaron colocaciones por unos $4,19 billones para afrontar vencimientos por un total de $3,46 billones. De esta manera, el Tesoro Nacional cerró 2021 con un financiamiento neto acumulado de $746.042 millones y una tasa de refinanciamiento del 122%.
Las licitaciones en pesos constituyen el mecanismo más ágil que encontró el Gobierno para financiar parte del déficit y así poder morigerar parte de la emisión monetaria que lleva a cabo el Banco Central y que presiona sobre los precios de la economía. No obstante, más temprano que tarde habrá que hacer frente a estos compromisos que siguen agregando ceros a la cifra.