Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/174419
GILDA ESPINOSA

Fanática de Ara Berá falleció de covid y fue despedida con la marcha del Rayo

Niní, como todos la conocían, sólo pedía que su despedida fuera una fiesta. Sus familiares y amigos cumplieron su deseo.

Gilda Espinosa, mejor conocida como "Niní", era una mujer

GILDA FUE QUIEN INCULCÓ A SU HIJA, ELENA OJEDA, EL AMOR POR EL CARNAVAL.

fanática de la comparsa Ara Berá pero nunca fue parte de ella. "Quizás porque en su momento no tenía los recursos necesarios para hacerlo y cuando nací yo, hizo que me enamorara de tal manera de la comparsa del Rayo que fui quien de alguna manera cumplió su sueño de bailar y hacer todo lo que ella no pudo", dijo a NORTE de Corrientes su hija, Elena Ojeda, una de las bailarinas más destacadas del Rayo, luego de la emotiva despedida que sus familiares y amigos le brindaron en el cementerio Parque del Recuerdo tras su partida por la covid-19.
"Es lo que ella deseaba. Siempre me dijo que cuando partiera de este plano quería una alfombra roja y que su despedida fuera una fiesta, eso sí, con la marcha de Ara Berá", dijo Elena. Algo que cumplieron para tener un poco de paz y calma tras los 10 días de tanto dolor que padecieron con Niní en el Hospital de Campaña, sin poder verla, sin acompañarla, sin poder tomarla de la mano. "El jueves estuve a punto de sacarla porque queríamos estar con ella. Pero la hisoparon y seguía positiva, por lo que no pudimos", lamentó Elena, a quien le duele no haber podido siquiera abrazar a su madre en el momento de la partida. "Ella no quería que la cremen, pero fue la única manera de poder despedirla como ella quería. Con alegría", agregó.
La mujer que enseñó a su hija a amar no sólo a la comparsa sino al carnaval, la acompañó en cada paso que dio y en cada decisión que tomó con respecto a Ara Berá. Siempre estuvo en las tribunas, en los ensayos. "Con su bastón saludaba a todos mis amigos, por lo que en su despedida estuvieron los integrantes que en su momento bailaron conmigo y que sabían de sus pasiones e incluso de sus anécdotas carnavaleras", dijo. El dolor de la partida de su madre no fue más importante que la necesidad de cumplirle su deseo. Por eso se animó a hablar y a hacer público cada uno de estos detalles. "Hubo un año, en que incluso se ligó una trompada de una comparsera de Copacabana porque mientras ellas iban por delante cantando su marcha, mi mamá con otro grupo les cantaban Ara Berá; fue tal el enojo que terminó de esta manera", dijo, y explicó: "Situaciones como estas tuvo varias sobre todo porque ella conoció el carnaval de rivales que nosotros no".
Así, la mujer que andaba con un bastón porque se lastimó un tobillo y nunca más se pudo recuperar del todo; la que se desvivía por su hija con síndrome de Down, la que superó al cáncer e incluso se sobrepuso a la muerte de su hijo en junio pasado, quien también falleció por la covid-19, no pudo con el virus. "Es cierto que era una mujer de 80 años con sobrepeso, lo que ganó sobre todo después de su tratamiento para superar el cáncer, y además tenía diabetes, pero siempre fueron más importantes sus ganas de vivir, su alegría, por eso duele tanto esta despedida que no fue tal. No puedo decir que fue en silencio porque todo el tiempo nos hablaba desde el Hospital de Campaña, nos mandaba audios, nos contaba qué sucedía allí dentro, pero ese es otro capítulo; por ahora sólo queremos que su alma baile al ritmo de Ara Berá", dijo su hija a NORTE de Corrientes. 
Niní además era parte del grupo "Ganando Vida", del profesor Ito Iturriaga.