Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/174459
LAS CLAVES DE LA NEGOCIACIÓN

Dicen que el acuerdo permitirá sostener la actual recuperación

El entendimiento prevé, entre otras acciones, el ingreso de fondos frescos para cancelar los actuales vencimientos. 

El entendimiento alcanzado entre la Argentina y el Fondo Monetario

Internacional (FMI) para refinanciar una deuda de cerca de US$44.500 millones prevé, entre otras acciones, el ingreso de fondos frescos para cancelar los actuales vencimientos, una reducción del financiamiento monetario, el compromiso de sumar reservas este año por US$5.000 millones y la necesidad de avanzar con la aprobación del Congreso Nacional para refrendar lo que será un acuerdo de facilidades extendidas a 10 años de plazo.

El acuerdo fue posible gracias a que se destrabó el principal escollo del sendero fiscal, en donde el Fondo, por influencia del Tesoro de EE.UU., pedía un mayor ajuste de gasto que la pauta presentada por la Argentina.

Luego de frenéticas negociaciones desarrolladas en los últimos días y al filo del vencimiento ayer de 717 millones de dólares en concepto de intereses, las partes llegaron a un entendimiento.

Las negociaciones con el Fondo se extendieron a lo largo de 16 meses, ya que comenzaron formalmente a fines de agosto de 2020, una vez concluido el canje con los acreedores privados.

El vencimiento de ayer -el primer pago de intereses del año con el organismo- ya fue girado al FMI, y el monto se verá reflejado en el informe de reservas del Banco Central.
Uno de los datos que surgen del acuerdo es que el pago del vencimiento de ayer, así como los efectuados en septiembre y en diciembre pasado, van a volver a las reservas del Banco Central. El titular del Palacio de Hacienda precisó también que se negoció con el organismo multilateral "un financiamiento por un equivalente al monto de lo que fue el programa Stand By que había acordado el gobierno anterior; es decir, de alrededor de 44.500 millones de dólares".

De esta forma, en los próximos dos años y medio el FMI realizará revisiones trimestrales para ejecutar los desembolsos y a partir de ahí el país comenzará a pagar los vencimientos en el marco de un préstamo de Facilidades Extendidas (EFF, por sus siglas en inglés).
Entre los puntos de entendimiento, "se llegó a un acuerdo por el sendero fiscal, y en las políticas monetarias y de inflación, lo que permitió que la Argentina pueda llegar a un acuerdo de políticas con el FMI sin que haya políticas de ajuste, con una política fiscal que no inhiba la continuidad de la recuperación".

Entre las metas fiscales se planteó que para el año 2022 se proyecta un déficit fiscal primario de 2,5% del PBI; para 2023 de 1,9%; y para 2024, de 0,9%.
"Se apunta a que en 2022 el financiamiento monetario sea de 1% del Producto; en 2023 alrededor de 0,6% y en 2024 sea cercano a 0 y poder converger en una situación en la cual no haya más financiamiento sistemático del Banco Central al Tesoro", detalló Guzmán.