Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/174529
MÓNICA ARZANI

"El arte de crear nos ayudó a superar situaciones difíciles"

La artesana y diseñadora de alta costura dijo que es necesario incentivar la compra de productos locales. Apuesta a un 2022 con creatividad.

La reconocida artista y diseñadora de alta costura, Mónica Arzani comentó que más allá de la movilidad, de la reapertura de los eventos sociales, entre los que se puede mencionar la Fiesta Nacional del Chamamé, donde tuvo participación, aún es difícil recuperar dos años en los que el trabajo artesanal y de diseño estuvo muy parado. Pese a eso, apuesta a un 2022 con muchos proyectos que estarán basados, sobre todo, en lo artesanal pero también en la alta costura. "No podemos olvidar que seguimos en tiempos de pandemia y que pese a toda la información que tenemos las nuevas variantes de Ómicron, la posibilidad de una cuarta ola en otoño-invierno y demás nos exigen continuar con los protocolos vigentes, pero a diferencia del 2020 e incluso el 2021, se puede trabajar", comentó. Esto porque si bien los eventos siguen reducidos permiten, con las adaptaciones correspondientes, una mayor apertura laboral para este sector.
"El mundo artesanal significa creatividad pura, y quienes apostamos a este mundo tenemos un desafío por delante; lograr que los correntinos e incluso los visitantes, consuman nuestros productos. Es algo que hasta el momento no pasa mucho. Es un click que nos falta para lograr que el circuito producción artesana, promoción y consumo se complemente de manera tal que podamos vivir de nuestro trabajo y hacerlo con dignidad", dijo a NORTE de Corrientes.
Su principal objetivo, cuando piensa en alta costura, es vestir a la mujer y hacerlo con elegancia. Y, como la elegancia también es sinónimo de accesorios, Mónica Arzani creó su propia línea de carteras y clouch. "Cuando pienso en un diseño determinado automáticamente me remito a las telas que podrían reflejarlo. Me gusta mucho trabajar con encajes, gasas, satén, algodones, y para las carteritas utilizo tela de arpillera, a las que aplico los galones bordados con pedrería o flecos, por ejemplo", dijo.
Pese a los momentos difíciles que atravesó, Mónica Arzani se convirtió en una mujer segura de sí misma y de sus proyectos, una mujer que valora su trabajo, lo disfruta y además tiene buen gusto y criterio. "Ya no improviso", afirma.
Este tiempo de pandemia, en el que las imposiciones fueron muy fuertes en muchos sentidos y las realidades desde lo económico hasta social fueron muy difíciles, sirvió al menos en su caso, para el fortalecimiento de sus proyectos y para alejarse en muchas oportunidades de tantas noticias que pueden ensombrecer el alma. "El arte de crear, de compartir con gente linda pequeños momentos y disfrutar del hacer de mis amigas artesanas, me salvó en muchas oportunidades", comentó. 
En lo que respecta a la Fiesta Nacional del Chamamé tuvo una invitación jamás pensada y hasta inesperada para ella, que fue vestir a una de las conductoras. "Cuando Liliana Galarza me propuso que la vistiera para nuestra fiesta mayor, sabía que era un desafío, pero también una oportunidad para mostrar mis diseños", dijo, y aclaró que para crear su vestuario se inspiró en la personalidad de la conductora porque "el objetivo es que se sienta segura y a su vez; se vea elegante", comentó. 
Para uno de los vestidos utilizó una paleta de colores blanco y negro con mangas de gasa sobre los hombros en forma de plumas con apliques de piedras facetadas negras y finaliza con una cola atrás en godet. El vestido se llama "Yetapa", que es inspiración en el pajarito icono y patrimonio de los Esteros del Iberá. El otro, que fue para acompañar a la presentación de su hermano Matías en la última velada de la Fiesta Nacional del Chamamé, fue un enterito color lila pastel en tela de lino, puro algodón, con faja de satén estampada de flores violetas y detalle sobre el hombro izquierdo de cascada de estas flores.