Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/176434
LAS ORGANIZACIONES SOCIALES EN LAS CALLES

Día del Trabajador: la CGT les cede el protagonismo a los piqueteros

La confederación peronista no se moviliza. Emitió un comunicado de apoyo a la propuesta del gobierno sobre la renta inesperada.

La Confederación General del Trabajo -CGT- decidió este año dejar liberada la calle a los movimientos so­ciales, que planean movilizar 300.000 personas a la ave­nida 9 de Julio y Avenida de Mayo en la ciudad Autóno­ma de Buenos Aires, donde montarán un escenario en el que expresarán su apoyo a la iniciativa que impulsa el ministro de Economía, Mar­tín Guzmán, para crear un impuesto a la "Renta Inespe­rada". Será una marcha en la que también se expresarán otras demandas, pero ningu­na que lesione frontalmente a la administración de Alber­to Fernández, sucede que en­tre los convocantes hay agru­paciones alineadas a la Casa Rosada que las atiende con abundantes planes sociales.

La fractura en el Frente de Todos condiciona la con­memoración del Día de los Trabajadores, una efeméride que el peronismo reivindica para sí, pero que sin embargo este año quedará diluida por la discordia del kirchnerismo con el Presidente y su círculo aúlico. 

La semana pasada, duran­te la reunión que la cúpu­la de la CGT llevó adelante en la sede de Azopardo, se decidió no realizar actos ni movilizaciones por conside­rar que por estos días no hay clima en el país para hacer­lo, se justificaron. La central peronista, la que lustra los bustos de Juan Perón y Evita, esta vez ha optado por apro­vechar el domingo y reser­varse para otra oportunidad. En realidad el horno político está que explota. En paralelo corre todo lo demás.

Los datos de la inflación alarman a la Casa Rosada y a las organizaciones sindicales que ven con preocupación cómo se erosiona el poder adquisitivo de los trabajado­res. "Queremos que los sala­rios estén por encima de la inflación", dijo el presidente Alberto Fernández en los últimos días. Ayer llegó con ese discurso hasta Córdo­ba y recibió un trato frío del gobernador peronista, Juan Schiaretti.

A todo esto, en la central obrera de militancia pero­nista reconocen que la de­cisión de no salir a la calle obedece a la idea de evitar una vinculación con críticas a la gestión del Gobierno en momentos en los que el kir­chnerismo arremete contra la gestión del ministro Guz­mán por sus políticas econó­micas y las dificultades para controlar la suba de precios. La presencia de la CGT en la movilización le otorgaría a la manifestación un espesor distinto ya que se trata de una pata sindical clave en la estructura de poder. En la Casa Rosada esperan con esta marcha "recuperar la ca­lle" tras los acampes de otros movimientos sociales, liga­dos a la izquierda, que exigen mayor asistencia alimentaria y la apertura de planes so­ciales, lo que el Gobierno no está dispuesto a hacer.

Hoy, los piqueteros amigos de la administración plantea­rán la Ley por Tierra, Techo y Trabajo, la Ley de Envases, la Ley de Humedales, la Ley de Emergencia Nacional en Vio­lencia de Género.

CARTA

A todo esto, ayer a última hora, la CGT publicó una carta en la que analiza la si­tuación económica del país debido a la alta inflación que impacta en los salarios, y resalta su respaldo al im­puesto a la renta inesperada que anunció el Gobierno en las últimas semanas y que generó un fuerte rechazo por parte del campo. Los "gor­dos" definieron al proyecto de Guzman como "renta ex­traordinaria". 

"Es hora de que los forma­dores de precios, los grandes especuladores financieros que multiplican sus ganan­cias en la crisis y los que re­cibieron una renta extraor­dinaria producto de la alte­ración de los mercados por la guerra, asuman su respon­sabilidad y contribuyan a mi­tigar una desigualdad social que hoy resulta intolerable", expresó la central obrera en un comunicado que titularon "la Argentina que soñamos es con desarrollo, produc­ción y trabajo".