Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/176780
ROBO PIRAÑA EN MONTE CASEROS

Un joven fue golpeado y asaltado por cuatro sujetos

Le sustrajeron el celular, la billete­ra y hasta el buzo que llevaba pues­to. El hecho ocurrió en las instala­ciones de un club local

Un robo modalidad pira­ña ocurrió en una reunión en un club de la localidad de Monte Caseros. El muchacho de nombre José fue ataca­do por cuatro sujetos, a dos de los cuales pudo identifi­car, los otros dos serían dos hombres aparentemente pa­rientes de los otros dos.

El personal policial tomó conocimiento del hecho el sábado a la mañana cuando se presentó un joven identi­ficado como José Car. Relató que en la madrugada estaba en un quincho detrás del club Progreso de esa loca­lidad con un grupo de ami­gos. En el momento en que salió del baño del lugar, fue atacado por un sujeto que le dio un golpe de puño a la altura de una ceja. En ese momento aparecieron en escena otros tres hombres, que se sumaron e hicieron lo mismo, dándole golpes en la cara hasta que lo dejaron mareado y no poder ubicarse en tiempo y espacio. Duran­te el ataque le sustrajeron la llave de la moto, el celular, su billetera con documentacio­nes varias, entre ellas DNI, el carnet de conductor, tarjeta de crédito y dinero, y hasta le sacaron un buzo nuevo que llevaba puesto. La víctima fue rescatada por sus ami­gos, quienes se enfrentaron a los agresores. Luego lo tras­ladaron al hospital de Monte Caseros, donde constataron varios golpes en la cara y he­ridas de arma blanca, todas leves.

Los familiares y la ciuda­danía señalaron las contra­dicciones en que cayó la Po­licía, que no se hizo presente en el lugar ni en el centro de salud, y cuando los jefes po­liciales fueron entrevistados por los medios locales, die­ron versiones que se contra­dicen en cada frase.

Con la denuncia del dam­nificado se puso en conoci­miento al fiscal, quien inició una investigación. Por el mo­mento no habría ordenado la detención de dos de los agresores que están identi­ficados, y con testigos, entre ellos una joven que estuvo presente en el incidente, buscan individualizar a los otros dos.

Fuentes de la Policía seña­laron que no fueron al club ya que era un evento privado en una zona de quinchos que se alquilan para reuniones, que muchas veces derivan en actividades no autoriza­das, incluso bailes -como sería en este caso-, para los cuales deberían pedir auto­rización y solicitar seguridad policial. Este caso habría co­menzado con un asado fa­miliar, que luego derivó en una reunión a la que llegaron otras personas. Los mismos responsables del club tienen un libro de actas, en el que se anota a quién se le alquila y la ocupación que le van a dar al espacio. En este ocasión, a pesar de que la víctima tie­ne lesiones de arma blanca, para la Policía "son delitos de instancia privada", por lo que no actuó de oficio por el incidente, cuando el nuevo Código Penal facilita mucho las diligencias judiciales. s