Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/177331
ESCÁNDALO POR EL AVIÓN VENEZOLANO DETENIDO EN EZEIZA

Investigan si el piloto es parte de la Guardia Revolucionaria iraní

Informaciones cruzadas en el go­bierno, entre la chance de un error en la identificación y las sospechas de un posible encubrimiento.

El ministro de Seguridad Aníbal Fernández aseguró que uno de los tripulantes del avión venezolano de carga que transportaba a cinco iraníes, es homónimo de un miembro de la Guar­dia Revolucionaria de Irán, y por lo tanto, está bajo in­vestigación. 

‘"Con posterioridad al ingreso se reciben, por dis­tintos canales, información de organismos extranjeros que advertían acerca de la pertenencia de parte de la tripulación a empresas re­lacionadas con la Fuerza Quds de la Guardia Revo­lucionaria de Irán", indicó Fernández. 

El Boeing 747-3B3(M) Dreamliner de la empresa Emtrasur aterrizó el pasado lunes 6 de junio en Córdo­ba como consecuencia de la neblina en Buenos Aires y por la tarde, se dirigió a Ezeiza. 

En el Aeropuerto, la de­legación fue recibida por la Policía de Seguridad Aero­portuaria (PSA), la Aduana, la Dirección de Migraciones y la Policía Federal al tener información de inteligen­cia aportada por distintas agencias el mundo. 

Entre los tripulantes que volaban desde México había doce venezolanos y cinco iraníes a los que se les quitó el pasaporte por 72 horas, frente a una presen­tación elevada por Daia. 

Fuentes oficiales detalla­ron que el avión transpor­taba autopartes para una empresa automotriz, y que "se revisó la carga varias veces, pero no se encontró nada extraño y fue libera­da". 

Por su parte, el juez fe­deral de Lomas de Zamora, Federico Villena, rechazó el habeas corpus en favor de los cinco iraníes al conside­rar que no hubo amenazas ni restricciones a su liber­tad, mientras que avaló las actuaciones de la Dirección Nacional de Migraciones. Además, aceptó como que­rellante a la Daia, que pre­sentó una denuncia. 

Tanto la Amia y como la Daia tomaron parte de la polémica al elevar la exi­gencia al Gobierno nacio­nal para que esclarezca la retención del avión venezo­lano vinculado a la compa­ñía iraní Mahan Air, y exigir la apertura de una investi­gación "exhaustiva y deta­llada" sobre los tripulantes. 

"La retención en nuestro país de un avión operado por la empresa venezolana Emtrasur, y vinculado a la compañía iraní Mahan Air, sancionada por los Estados Unidos por sus vínculos con actividades terroris­tas, constituye un hecho que debe ser esclarecido con urgencia por las auto­ridades nacionales", reza el primer párrafo de la nota presentada. 

Como respuesta, Aníbal Fernández, habló del tema ayer lunes y señaló que no se los privó de la capacidad del traslado. 

"Se retuvieron pasapor­tes, no fueron privados de ir a un hotel a descansar. Nunca se les negó la ca­pacidad de moverse en la Argentina con un permiso provisorio", contó en decla­raciones radiales. 

Asimismo, aseguró que el avión venezolano no cuenta con combustible y que las empresas argenti­nas no quieren abastecerlo "para evitar sanciones de Estados Unidos". 

La fiscal federal de Lomas de Zamora Cecilia Incardo­na impulsó la investigación por la presunta comisión de delitos aún no establecidos en torno al avión venezola­no varado en el Aeropuerto de Ezeiza. 

La fiscal pidió además al juez federal de Lomas de Zamora Federico Ville­na que disponga el secreto de sumario, una medida que habitualmente se toma cuando se están por reali­zar detenciones o allana­mientos. 

Villena, por lo pronto, ordenó que se retengan los pasaportes de cinco ciuda­danos iraníes, no así los de los 12 venezolanos que arri­baron en el mismo avión. 

La oposición cuestionó a Rossi y pidió explicaciones 

La diputada nacional de Juntos por el Cambio Pau­la Oliveto cuestionó al Ministerio de Seguridad por el avión venezolano -retenido en Ezeiza- y apuntó tam­bién contra Agustín Rossi, el nuevo interventor de la AFI, por no dar explicaciones. "‘Venimos denuncian­do que en Argentina hay organizaciones terroristas, en combinación con iraníes y venezolanos. Están las causas judiciales que nunca avanzaron. ¿Qué pasa con Seguridad? Viene un avión en condiciones irregulares con más tripulantes de los que necesitan, con perso­nas que están en grupos terroristas", resaltó la Oliveto, y continuó: "Existía una connivencia del Gobierno ar­gentino que les permitía que la Argentina fuera parte de estas operaciones". En el mismo sentido, remarcó que el mundo "está en la puerta de la tercera guerra", y agregó: "No podemos tomar a la ligera que un avión, con comandantes que pertenecen a un grupo terroris­ta, pasen por Ezeiza como si nada". A su vez, la diputa­da cruzó al ex ministro de Defensa: "A Rossi, que se le perdió un misil, ¿Qué hizo?"

Una pieza clave en el avión de la sospecha

Cuando el último lunes la autopartista SAS recibió en su planta de Pacheco las partes indispensables para las buta­cas del Taos que fabrica Volkswagen a razón de 200 por día, nadie imaginó en ese momento que habían llegado en el misterioso vuelo de un avión con tripulantes iraníes y venezolanos. SAS es una compañía francesa, parte del gru­po Fauresia, un proveedor automotriz global con sede en Nanterre, en los suburbios del oeste de París. Se trata nada menos que del noveno fabricante internacional de piezas de automóviles más grande del mundo. Lo cierto es que en sus plantas de Querétaro, México, fabrica una pieza para las butacas de autos en este caso el modelo Taos y también instrumentos para los paneles de control de esos vehícu­los. Con esas partes y en lo que simboliza la globalización, SAS completa el armado de los asientos y paneles en su planta sobre la avenida Henry Ford en Pacheco, estratégi­camente ubicada al lado de la planta de Volkswagen y de la misma Ford. Esas partes viajaban siempre por barco pero la pandemia primero y la guerra en Ucrania después están complicando la logística de tal manera que ahora muchas se traen en vuelos de carga.

Paraguay aseguró que había alertado a la Argentina 

Paraguay ya había ad­vertido a los países de la región, incluso a la Argentina, sobre las ac­tividades irregulares del avión venezolano iraní que permanece retenido en Ezeiza. "El servicio de inteligencia de nuestro país transmitió y com­partió esta información con todos los de la re­gión y en coordinación también con las autori­dades de Estados Unidos (...) Seguimos trabajando coordinadamente con las autoridades de or­ganismos de seguridad sobre este avión que está en nuestra región", así lo reveló ayer lunes el ministro de Interior de Paraguay, Federico Gon­zález, en una entrevista con el canal C9N del país vecino. González explicó que tras el viaje que hizo esa aeronave a Ciudad del Este entre el 13 y 16 de mayo, fueron alertados sobre los vínculos de sus tripulantes con la Guar­dia Revolucionaria de Irán, también conocida como Fuerzas Quds, que es considerada una or­ganización terrorista por Estados Unidos.

"Recibimos nosotros la comunicación de que es una empresa, y por ende una aeronave, que está sancionada por el Depar­tamento del Tesoro de Estados Unidos, y que los tripulantes son miembros de las Fuerzas Quds, las fuerzas revolucionarias de Irán, y que EE.UU. los tiene en una lista de te­rrorismo", detalló. Gon­zález, que coincidente­mente fue embajador en la Argentina, dijo al canal de televisión que tras ese incidente que tuvo lugar en mayo "se tomaron los recaudos y se alertó a los otros servicios de inteligencia de la región, y a conse­cuencia de eso es que Argentina y otros países toma­ron medidas tam­bién". "Ese viaje a Paraguay está pla­gado de sospechas. El avión llegó a Ciudad del Este y partió hacia Aruba con un cargamento de cigarrillos valuado en 755.000 dólares, un mon­to que según los expertos es muy bajo para encarar un viaje de ese tipo". Es el caso de los cigarrillos Tabesa, que pertenecen al ex presidente paraguayo Horacio Cartes. 

Entonces esas decla­raciones dejan abierta la posibilidad de un pro­ceso de negligencia o de tolerancia inmensa por parte de las autoridades argentinas