Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/177406
CARLOS MACIEL

"Momentos": un libro que refleja la intimidad de la vida misma

Son 72 imágenes captadas en los más diversos escenarios. Todas sin que el protagonista se diera cuenta. Las fo­tografías serán parte de un libro.

De la misma manera en que puede transportar al oyente a lugares impensa­dos con la musicalidad de su guitarra, lo puede hacer con una imagen. Las fotografías del reconocido artista Car­los Maciel se convirtieron en algunas ocasiones en un oleaje de belleza, de natu­raleza, de espacios que no podemos descubrir por el trajinar diario, o bien en una sonrisa cuando de rostros se trata, ya que es su costumbre fotografiar a sus modelos en los espacios más impensados y sobre todo, sin que ellos se den cuenta. Esto le otorga una cuota de espontaneidad que pocos pueden lograr. 

La mayoría de las fotogra­fías del artista son retratos de músicos, y pese a llevar la mayor parte de su vida tomando imágenes aún se considera aficionado. Para él todas son importantes y cada una de ellas tiene un valor especial sobre todo porque algunos de esos personajes hoy ya no están en esta di­mensión. Pero hay una que, podría decirse, le genera mu­cha satisfacción. 

"Fui muy amigo de Salva­dor Miqueri y si algo tenía de particular era la puntualidad. No solo era muy puntual, sino que exigía lo mismo de los demás. Un día teníamos que tocar en el interior los in­tegrantes de la Orquesta Fo­lklórica de la Provincia con él y llegamos tarde. No fue una hora, pero algo parecido. Y él ya nos estaba esperando. Cuando llegamos le digo a uno de los muchachos, de los más jóvenes y con un carác­ter muy especial, que fuera a ablandarlo. Y así fue. No sé qué le dijo pero un momento se estaba riendo y yo tenía en mano como siempre, mi cá­mara. Logré la mejor foto que le pude hacer porque no era risa, era una carcajada", re­cordó Carlos Maciel a NOR­TE de Corrientes, y hasta el día de hoy no sabe qué fue lo que le dijo el músico de la Orquesta para lograr esta expresión poco común en el Lucero cantor.

Todas estas imágenes -una selección de entre más de 500 mil que atesora- serán parte del libro "Momentos", que aún no tiene fecha de presentación pero ya está prácticamente termina­do. "Es la mejor forma que encontré de presentar mis imágenes en un tamaño con el que me siento cómodo porque hacen mucho que no realizo exposiciones y la ver­dad es que perdí la práctica con las imágenes de grandes tamaños. Me gustan las fotos de 10x10, 13x18 incluso las de 10x15; lo que pude hacer en esta publicación", dijo el hombre que nunca cobró una sola imagen, excepto una sola vez cuando en el servicio militar en Mercedes le sacó una fotografía a otro soldado, quien tan feliz con la imagen se la mostró a to­dos, incluso al jefe. Cuando llegó a esta instancia el jefe le preguntó si había pagado por esa toma y él dijo que no. "Lo que sucedió es que el superior le exigió que me pa­gara", comenta Carlos con su dulzura natural y la risa que lo caracteriza. 

Desde muy chico tiene el talento de captar los momen­tos, los paisajes y los más mí­nimos detalles de una mane­ra excepcional. Y lo sigue ha­ciendo, sea con el encordado de su Takamine -la primera cámara se la regaló su padre- o con la lente de su Nikon, en todos los sentidos Carlos Maciel logra transmitir sus más profundos sentimientos en cada imagen. Aunque re­conoce que con las fotos ana­lógicas el misterio era mayor porque hasta que no revelaba las tomas no sabía qué había logrado. Pese a que lo digital hoy cambió esta historia, él no borra una sola foto hasta haberlas bajado a todas en su computadora porque siente que es la manera que tiene de seguir sorprendiéndose. "Miro cada una de ellas, es­tudio el foco, la luz y cada detalle antes de decidir si la guardo o no", confiesa. 

"Llevo 62 años de músico y también de fotógrafo. Mis primeras imágenes son de cuando estaba en sexto en la Escuela Belgrano y toqué por primera vez la guitarra en público durante el acto de colación, ese año", detalló Maciel. Pasó su vida regis­trando imágenes de figuras y amigos, sin darse cuenta que lo que estaba haciendo era acumular un registro de momentos, casi todos ins­tantes especiales en su vida. Parte de esos momentos -72 imágenes- formarán parte de este libro que tuvo varios nombres hasta decidirse por el recomendado por el editor Leonardo Moglia: "Momen­tos". 

Acostumbrado al mun­do en blanco y negro, con el paso del tiempo tuvo que acostumbrarse al digital y lo hizo. Igual reconoce que aún conserva miles de negativos analógicos en blanco y negro y diapositivas también. s