Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/177479
CAUSA DERIVADA DEL OPERATIVO SAPUCAY os 

Se inició juicio al ex juez Soto Dávila por cobrar más de $1M en coimas a narcos

En el Tribunal Oral Federal se llevó a cabo la primera audiencia. Cinco acu­sados aceptaron recibir condenas en un juicio abreviado. 

El Tribunal Oral Federal de Corrientes dio inicio ayer al juicio contra el ex juez del mismo fuero Carlos Soto Dávila, por el presunto de­lito de "asociación ilícita", junto a dos de sus ex secre­tarios, abogados y condena­dos por narcotráfico. En lo que se vaticina como un ex­tenso proceso judicial, dada la complejidad de la trama de figuras y roles que la pie­za acusatoria -sostenida por el fiscal Carlos Schaefer- y el número de testigos (en­tre ellos personalidades del mundo de la política), el pri­mer paso ha sido concreta­do mediante una audiencia realizada en la sede judicial de la calle Pellegrini 971, de la cual participó en forma presencial la mayoría de los acusados, a excepción de los que se encuentran cum­pliendo condena por otros delitos, quienes siguieron el desarrollo en forma remota de videollamadas. 

En una primera instancia, una vez que estuvieron pre­sentes todas las partes invo­lucradas en el salón donde se llevó adelante la audien­cia, el otrora magistrado -quien en 2018 debió renun­ciar por esta causa- se mos­tró tranquilo, con un barbijo cubriéndole la parte inferior del rostro, sentado detrás de su defensora, la reconocida penalista Mariana Barbittas. También se encontraban los ex secretarios del Juzgado Federal de Primera Instan­cia Nº 1 de Corrientes Pablo Molina y Federico Grau, con sus respectivos representan­tes legales. 

Según la acusación, que fue leída durante la primera jornada, Soto Dávila lideró una organización criminal dedicada al cobro de coimas para acelerar los procesos de excarcelación de hombres que habían sido arrestados en el marco de causas por los delitos relacionados con el narcotráfico y cu­yos expedientes habían recaído en dicho juzgado. Las maniobras eran reali­zadas -siempre con base en lo que sostiene la Fis­calía- entre los secretarios Molina y Grau y un grupo de abogados, Gregorio Gi­ménez, Duylio Barboza Ga­leano, Omar Antonio Serial, Jorge Vallejos y Tomás Vi­glione (todos imputados en este juicio). Los fiscales ori­ginales del caso, Diego Igle­sias y Carlos Stornelli, les imputan a Soto Dávila y a sus secretarios haber percibido 1.345.000 pesos, sumando distintos pagos, por diversas resoluciones que represen­taban alivio procesal para integrantes de las organiza­ciones narcocriminales de Itatí. Tres de ellos firmaron juicios abreviados y son los traficantes de marihuana de Itatí Carlos "Cachito" Bareiro, Sebastián "More­nita" Marín y Pablo Torres. También los abogados Valle­jos, -ex policía federal-, por cinco años y seis meses de prisión; y Serial, a dos años y ocho meses, que se suman a condenas previas en cau­sas vinculadas a asociación ilícita y narcotráfico.s

El ex juez está sindicado como líder de una organi­zación criminal, de la que participaron dos de sus secretarios.