Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/178982
UN TRATAMIENTO EXPERIMENTAL PARA MEJORAR SU PARÁLISIS CEREBRAL

La esperanza de "Juanito" tras la transfusión de células madre

El niño de 5 años recibió una transfu­sión en los Es­tados Unidos.

Juan Antonio "Juanito", de tan solo 5 años, padece una parálisis cerebral des­de que nació. Pero gracias a que el banco familiar de pre­servación de células madre Matercell liberó la muestra del cordón umbilical, tras el nacimiento de su herma­na Amparo, hace dos años, pudo recibir la transfusión hace dos semanas. Sucede que la muestra fue enviada a la Universidad de Duke, en Estados Unidos. Hasta allí, viajó Juanito, junto con su familia para poder recibir la transfusión de células ma­dre, la que se concretó el 17 de agosto en el marco de un tratamiento experimental con niños que padecen este tipo de patologías, y con ella la esperanza de que Juanito mejore su calidad de vida en los próximos años. Cabe se­ñalar que este proceso de li­beración de muestras de cé­lulas madre es un hito para la medicina regenerativa, que busca brindar a la po­blación nuevas propuestas para el cuidado de la salud. 

En este contexto, Mirna Ricciardi, mamá de Juanito, contó a NORTE de Corrien­tes la importancia de la donación de células madre para poder aportar a la salud de algún familiar o persona que lo necesite. Y relató el caso de su hijo: "Juan Anto­nio nació a los 7 meses de embarazo tuvo una falta de oxígeno después de nacer. Pero a los 4 meses descu­brimos que empezó a tener retrasos en los parámetros de desarrollo. Después de hacerle los estudios necesa­rios descubrimos que tenía síndrome de West y fue re­sultado de esa falta de oxí­geno. Tardamos casi 7 meses en estabilizar la epilepsia", contó Mirna.

Y explicó cómo lograron controlar sus convulsio­nes, "Juan Antonio fue uno de los primeros bebés que tomó aceite de cannabis. No estaba dentro del protocolo y Juanito fue uno de los 10 casos en el país, en los que el aceite de cannabis contro­ló sus convulsiones, el tenía 200 convulsiones por día cuando tenía 6 meses. Pero a los 20 días de tomar acei­te de cannabis comenzó a controlar las convulsiones", contó. 

Y prosiguió: "Cuando le hicimos el primer bioelec­tro, a los 6 meses, se descu­brió que existía la posibili­dad de hacer el trasplante de células madre, para mejorar su calidad de vida. Pero lue­go de dos años, llegó mi otra hija Amparo, y guardamos las células madre y en ese momento era todo un gran caos, con un hijo discapaci­tado, y una bebé era imposi­ble pensar en la posibilidad de hacer el tratamiento en EE.UU. y no teníamos nin­gún contacto". 

Pero comentó que "cuan­do pudimos lograr el con­tacto de la Universidad de Duke, que es el único lugar en el mundo donde se hace este tratamiento de forma segura con protocolo oficial y logramos contactar con ellos, y fuimos después de dos años de intercambiar mail y de enviar resultados de análisis para ver si Juan y Amparo eran compati­bles. Luego fue una gran odisea pagar el tratamiento. Porque es un tratamiento experimental, pero se paga una parte de los honorarios de los médicos, se paga una parte de todo lo que costa­ría, y aparte de los pasajes y el alojamiento". "Pero lo pudimos lograr y Juanito se realizó la transfusión el pasado 17 de agosto, el 25 ya volvimos a Mercedes y el está bien no tuvo ningu­na reacción alérgica, nada", contó la mamá. 

En cuanto a cómo sigue el tratamiento explicó que ‘"ya no es necesario repetir el tratamiento, se le transfun­dió todo lo que teníamos. Lo mínimo de transfundir es 20 miligramos por kilo, y a él le transfundieron 38 miligramos de células ma­dres, es casi el doble. Eso es bueno, porque la efectividad del tratamiento depende de eso. No tenemos que volver a EE.UU., el seguimiento se hace online, durante dos años. El objetivo final de todo este tratamiento es lo­grar realizar trasplantes de donantes anónimos o com­patibles, como se hace en general, que la gente done células madre y si alguien en algún momento lo nece­sita y sea compatible pueda recibir el tratamiento, por eso es un tratamiento expe­rimental". 

Por último Mirna dejó un mensaje esperanzador ante la importancia de la dona­ción de células madre y re­firió: "El mensaje de Juanito claramente es para difundir la importancia de guardar las células madre, no solo para el caso de niños con parálisis cerebral y autismo, como el caso de Juanito, que son las dos patologías en las que más avanzado está esté tratamiento, sino que las células madre tratan más de 80 enfermedades. Entonces que el que puede guardarlos que las guarde, no solo sir­ven para sus hijos, para sus sobrinos, puede servir para otro integrante de la fami­lia", finalizó.