Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/179131
CON UN PEDIDO DE PAZ Y FRATERNIDAD DE LOS OBISPOS

En auxilio de los más necesitados, se realiza hoy la Colecta Más por Menos 

Se trata de un espacio creado para compensar la falta de equidad social en el país. Carta de la Conferencia Episcopal Argentina.

En la jornada de hoy se desarrollará en todo el país la Colecta Más por Menos. En este contexto, la Comi­sión Ejecutiva de la Confe­rencia Episcopal Argentina (CEA) animó a los obispos a que en cada Diócesis se rece por la paz y la fraternidad entre todos los argentinos. 

Las obras que apoya Más por Menos ayudan a paliar las dificultades de gran par­te de la población del inte­rior, especialmente aquella que se encuentra margina­da en las zonas más pobres de Argentina. Por ello, Más por Menos es un puente de comunicación entre los que más tienen y los que tienen poco o nada. Los obispos la definen como "un espacio creado para compensar la falta de equidad social". En el país hay una profunda in­equidad con muchos recur­sos por un lado y muchas necesidades por el otro. Esta colecta es un gesto que bus­ca que estas dos realidades puedan encontrarse. Más por Menos significa brindar auxilio para que la Iglesia pueda llegar a todos con su mensaje de vida y su amor solidario. 

PEDIDO ESPECIAL

En este contexto de cri­sis, en el que se reedita una vez más la Colecta Nacio­nal Más por Menos, la Co­misión Ejecutiva de la CEA emitió una carta dirigida a los obispos, y parte del escrito, firmado por el pre­sidente de la Conferencia Episcopal Argentina, obispo Oscar Ojea, y los demás in­tegrantes de la CEA, señala: "No se angustien por nada, y en cualquier circunstan­cia recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para pre­sentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que pode­mos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús (Filipenses 4,6-7)".

"Queridos hermanos: Como Pastores estamos lla­mados a buscar la unidad de nuestro Pueblo; ayudarnos a rezar en los momentos di­fíciles es una de las acciones más propias de nuestra mi­sión. Por eso les queremos proponer que invitemos a todas las parroquias, capi­llas, comunidades eclesia­les, movimientos e insti­tuciones para que, junto a sus sacerdotes, religiosas y religiosos, diáconos y Ani­madores este próximo fin de semana del 10 y 11 de sep­tiembre, en el contexto de la Colecta Nacional Más por Menos, a rezar por la paz y la fraternidad entre todos los argentinos y argentinas. Este año el lema es ‘Alivian­do el dolor de hoy, alimen­tamos la esperanza’. Por eso, los animamos a unirnos en la oración que cura las heri­das, levanta la mirada y nos hace testigos de fraternidad y diálogo sincero. Entre las distintas posibilidades de oración, ciertamente está la inclusión de esta inten­ción en las celebraciones de las Misas, los momen­tos de oración en torno a la palabra, en los grupos que habitualmente rezan en comunidad, en los Monas­terios y Santuarios que es­tén en cada Diócesis y en la oración siempre fecunda de los enfermos. Que todos los hombres y mujeres de nues­tro pueblo, que de diversas maneras nos reunamos para rezar, estemos motivados por la promesa de Jesús: ‘Donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en me­dio de ellos’ (Mt. 18,20). En los duros tiempos de la pandemia, experimen­tamos la valoración de la familia como Iglesia do­méstica y la recuperación de la oración en familia. Por eso, les pedimos que com­partan esta iniciativa con los laicos y laicas para que recen en sus hogares. 

También nos parece im­portante hacer extensiva esta invitación a nuestros hermanos y hermanas de otras confesiones cristianas y religiones. Esta oración fraterna es un testimonio elocuente de los creyentes para una sociedad fragmen­tada y escéptica. 

Estamos seguros de que los pastores y nuestras co­munidades seremos creati­vos para elevar esta oración por la ansiada paz social, el diálogo entre los líderes y los responsables de las dis­tintas dirigencias. 

Con el Papa Francisco, in­vitemos a la esperanza, que ‘nos habla de una realidad que está enraizada en lo profundo del ser humano, independientemente de las circunstancias concretas y los condicionamientos históricos en que vive. Nos habla de una sed, de una aspiración, de un anhelo de plenitud, de vida lograda, de un querer tocar lo grande, lo que llena el corazón y eleva el espíritu hacia cosas gran­des, como la verdad, la bon­dad y la belleza, la justicia y el amor (...)".

Temas en esta nota

Mas por Menos