Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/179580
NUEVO GOLPE AL BOLSILLO

Combustibles: confirmaron un aumento de hasta un 4%

La medida se debe a una actualiza­ción a nivel nacional de los impues­tos que estaban congelados desde hace casi un año y medio.

La actualización del im­puesto sobre los combusti­bles líquidos correspondien­te a todo 2021 comenzará a regir desde hoy, sábado, de acuerdo a lo establecido en la última definición del Gobierno, que esta vez deci­dió no volver a postergar su aplicación.

Así lo anticipó el jueves por la noche la secretaria de Energía, Flavia Royón, quien indicó que "a partir del 1 de octubre habrá un aumento de combustibles por el des­congelamiento de impues­tos y será de entre 1% y 4%, dependiendo si es nafta o gasoil".

De esta manera, el grava­men aumentará tal como lo estableció la Ley 23966, que fijó que en enero, abril, julio y octubre de cada año se ac­tualiza el impuesto a partir de la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que suministre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En este caso la actualiza­ción que se realiza corres­ponde a los dos primeros tri­mestres de 2021, que fueron sucesivamente postergadas por decreto presidencial.

Los valores actuales de los combustibles de YPF en la ciudad de Buenos Aires son para el litro de nafta súper de YPF $130,50; naf­ta premium $159,80; gasoil $135,70 y gasoil premium $185,50.

En el caso de Shell en el distrito porteño está en $130,50 el litro de nafta súper; $159,80 el de nafta premium; $135,70 el de ga­soil; y $185,50 el de gasoil premium. Y en el de Axion, también para la Ciudad de Buenos Aires, son de $134,20 para el litro de la nafta súper; $163,50 para el de Quantium nafta; $147,10 para el del diésel; y $188,30 para el de Quantium diésel.

A fines de agosto último el Gobierno postergó por ter­cera vez en el año la actua­lización del impuesto sobre los combustibles líquidos. Resultó la sexta posterga­ción de la aplicación del impuesto que este año ya se prorrogó en febrero y en junio. En la última oportu­nidad se determinó que las actualizaciones correspon­dientes a los dos primeros trimestres de 2021 se aplica­rían el 1 de octubre; y las del tercero y cuarto trimestre del año pasado y del primero y segundo trimestre de este año quedaron para el 1 de enero de 2023.

Este incremento en el precio de los combustibles, que representa un nuevo golpe al bolsillo, se adopta en medio de un escenario en el que persiste el faltante de este insumo clave a la par que se registran sobrepre­cios según las zonas. s

La nafta súper subió un 45,5% en el año

En la Caba el precio por litro de la nafta súper en YPF aumentó 45,5% en lo que va del año, frente a una inflación acumulada (hasta agosto) de 56,4%. El 1 de enero costaba 90,40 el litro; hoy vale 131,60 pe­sos. Los combustibles solo explican un 4,2% de la va­riación mensual del IPC. Es decir, un aumento de 10% en el precio de los com­bustibles implica una suba de 0,42% en el IPC. En el aumento de combustibles que se implementó a nivel nacional durante mayo, la suma promedio fue del 9% y se explicó que la de­cisión se tomó a partir de: la evolución de los costos asociados a la refinación y comercialización; el incre­mento de los precios locales de biocombustibles produ­cido por terceros y que los comercializadores deben adquirir a precio regulado; y el sostenido aumento de los precios internacionales de los combustibles que es necesario importar para complementar la refinación local. 

En los últimos doce me­ses hasta agosto, las naftas habían acumulado un in­cremento del 32% y el gasoil del 51% (41,7% en prome­dio entre ambos combusti­bles), muy por debajo de la inflación anual del 78,5%. La venta de combusti­bles muestra una soste­nida caída en los últimos meses, con lo cual este nuevo incremento puso en alerta a los dueños de estaciones de servicio que sienten la caída de la recaudación. La variación se encuentra por debajo de la evolución presentada por el IPC y de los precios relativos de la economía, remarcaron. El pasado 21 de agosto, los valores en naftas y gasoil tuvieron un incre­mento promedio de 7,5%, que involucró un 8,5% para las naftas y un 6% para el gasoil. Según un cálculo de consultoras privadas espe­cializadas en combustibles, el Estado dejó de recau­dar por esta vía cerca de US$1.800 millones. s

En los últimos doce meses hasta agosto, las naftas habían acumulado un incremento del 32% y el gasoil del 51%.

Temas en esta nota

Combustibles