Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/180752
EL COMODATO PERDIDO Y LA EXPECTATIVA DESINFLADA

El Museo de Prensa espera domicilio ¿será la Unidad?

La institución se creó por ley hace siete años, pero en los hechos no existe. El gobierno dio impulso, pero extrañamente lo abandonó. 

El 28 de mayo de 2015 en la Legislatura provincial se completó el trámite para la creación del Museo de Me­dios, una institución pensa­da para "la recolección, exhi­bición y puesta en valor de la rica historia periodística que tiene la provincia de Corrien­tes". La iniciativa, germinada por un puñado de periodis­tas, recibió rápidamente el empuje oficial, tanto que la bancada legislativa de ECO -la alianza gobernante- hizo suyo el proyecto y lo trans­formó en ley en menos de un semestre. El Museo de Pren­sa superó sin sobresaltos las dos cámaras, salió con el número de Ley 6355. El 18 de junio de ese año se publicó en el Boletín Oficial, la novel institución pasaba a depen­der del Instituto de Cultura de Corrientes. Sin embargo, siete años después el mu­seo no existe, extrañamente aquellos que dieron sostén político a ese sueño, lo aban­donaron. No hay explicación oficial de tal conducta. 

Luego de tan largo silencio, marcado por la indiferencia estatal, el nonato Museo de Prensa quizás podría tener un destino: la Unidad. El megaproyecto que entusias­ma al Gobierno correntino y contempla la reconversión de la vieja cárcel penitencia­ria de la costanera tiene 18 mil metros cuadrados para uso público. Así se promo­cionó. Allí planean confluir instituciones públicas y pri­vadas. Anuncian un Museo de la Prisión y Centro de Ciencias; un polo gastronó­mico y un centro de compras. Es posible que hasta levanten edificios de propiedad hori­zontal (Ver recuadro). 

Tal vez quede un calabo­zo libre para que el Museo de Prensa tenga su primera sede. Así, se cumpliría por fin un mandato legal, fundar efectivamente el Museo de los Medios, pero además se concretaría -simbólicamen­te- el anhelo de muchos, te­ner entre rejas al periodismo. ¿Será posible? No lo segun­do, sino lo primero. Es decir ¿será la Unidad el futuro do­micilio del espacio común donde periodistas y medios preserven aquellos efectos que atestiguan su trabajo y su tiempo? 

Parece el lugar indicado, incluso por encima de aque­lla sede que se gestionó con denuedo y que lamentable­mente no se pudo alcanzar. Hay que recordar que una vez constituido legalmente el museo, de carácter público, el desafío fue hallar un edi­ficio adecuado para la misión definida por la ley. Se consi­guió un lugar: la ex Escuela Manso, ubicada en 25 de Mayo 1141, frente al palacio municipal. Se llegó incluso a firmar un convenio de como­dato por diez años con el pro­pietario, que es el Automóvil Club Argentino (ACA), pero la gestión se apagó súbita­mente. El Gobierno provin­cial, por vía de la Secretaría General de la Gobernación, cambió de planes y allí don­de se pensaba el Museo de Prensa terminó constituyén­dose en domicilio del Museo del Chamamé y el Carnaval. 

Corresponde señalar, era el lugar ideal, ese edificio que perteneció a la Escuela de Mujeres Juana Manso es actualmente "Patrimonio Histórico de la Ciudad" y el nombre que lleva, y que casi no se resalta en las cróni­cas oficiales, es tributo a la maestra, periodista y escrito­ra Juana Manso, cuya figura está vinculada a la lucha de las mujeres por el recono­cimiento y la igualdad de derechos y oportunidades. ¿Qué mayor homenaje que el periodismo tenga allí su espacio? 

Pero, bueno, el negocio es determinante y también hay que reconocerlo, el chama­mé y el carnaval es un gran atractivo turístico. Necesi­ta de una vidriera -abierta todo el tiempo- en el circuito principal. Esto no justifica la ingrata postergación que se le aplicó al Museo de Prensa, que nunca vio la luz. 

Quizás la alternativa más próxima sea la Unidad, si queda espacio entre tanta sinergia público-privada. Cualquier otra sede también sería bienvenida, después de tantos años lo importante es cumplir con la ley. Ya no se trata de los medios ni de los periodistas, cuya apatía es monumental para valorizar al colectivo, sino de que el Estado plasme en acción lo que tiene como obligación legal. s 

(L.A.S) 

LA LEY SALIÓ EN UN SEMESTRE. LOS PERIODISTAS ACOMPAÑARON EL TRATAMIENTO. 

A POCO DE SANCIONARSE LA LEY, EN 2015, SE FIRMÓ UN CONVENIO CON EL AUTOMÓVIL CLUB PARA UTI­LIZAR EL EDIFICIO DE LA EX ESCUELA MANSO. SERÍA LA SEDE DEL MUSEO DE PRENSA, PERO NUNCA SE CONCRETÓ. ALLÍ FUNCIONA EL MUSEO DEL CHAMAMÉ Y EL CARNAVAL.