Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/180817
CORRIENTES, AL BORDE DEL DESASTRE CLIMÁTICO

Los cauces de los ríos evidencian las consecuencias de la sequía

El lunes se conoció la situación del Miriñay en Curuzú Cuatiá, ayer del río Corriente. Se agrava por la extrac­ción de agua para las arroceras.

Las imágenes del río Co­rriente prácticamente sin agua, a la altura de Perugo­rría, resultan increíbles. El video de pocos segundos que circuló ayer por las re­des sociales y que muestra cómo siete bombas que per­tenecen a una firma arro­cera multinacional extraen la poca agua que queda, generó mucho rechazo y expresiones de rechazo en algunos y llamados de aten­ción en otros. Pero todos coincidieron en plantear por qué no se controla y no se previó esta situación, sobre todo cuando transcurrieron más de tres años de sequía. Tales imágenes se sumaron a otras, que también circu­laron en días pasados y que corresponden a otro río del interior de Corrientes, el Mi­riñay, que nace en el Iberá a la altura de Carlos Pellegrini y que desagua en el Uruguay, salvo que por estos días, a la altura de Curuzú Cuatiá está prácticamente seco. 

"El problema es que no llueve. Si para mañana o pasado no cae agua vamos a pasar de la emergencia hí­drica a un desastre climático. El clima no nos está dando una mano", dijo a NORTE de Corrientes Pedro Toma­sella, presidente de la Aso­ciación Correntina de Plan­tadores de Arroz.

"Hace tres años que veni­mos con una sequía que está afectando gravemente a la provincia, los ríos se secan, los pozos se secan, y ante este fenómeno de escasez de agua se debió pensar antes, administrar mejor los recur­sos", reconoció el dirigente productivo.

Tomasella reconoció que la cuenca del río Corriente es la más golpeada, dado que acarrea tres años de pre­cipitaciones por debajo de la media anual, y que a lo largo de la cuenca existen unas 12 explotaciones arroceras. De ellas, una de las más grandes corresponde a la empresa Adecoagro, que se ha con­vertido en un fuerte compe­tidor por el uso del agua, tal como se puede observar en las imágenes que se viraliza­ron ayer.

"Adeco tiene dos explota­ciones sobre el río Corrien­te y tiene instaladas siete bombas, con lo que se ubica como uno de los consorcios productores que más agua extrae del río, es una em­presa grande que tiene miles de hectáreas con lo cual nos viene perjudicando a noso­tros que tenemos muchísi­mos años", dijo.

"Y tiene una cifra estima­da en más de 10.000 hectá­reas de plantaciones de arroz, que se riegan mediante el agua del río que acumula en una re­presa, un reservorio que permanece cargado a la hora de comenzar los rie­gos", período que arranca en octubre.

El cuestionamiento dirigi­do a esa firma multinacional es que la mayor parte de los plantadores de la vera de ese cauce tienen "como míni­mo 50 años produciendo y esa empresa con semejante cantidad de hectáreas agra­va la situación". Consideró que por parte del Instituto Correntino del Agua y el Ambiente se debería haber controlado o previsto la si­tuación. "Hay hectáreas de plantaciones de arroz que ya no se riegan porque los productores no tienen agua, estamos haciendo un rele­vamiento al respecto, pero el organismo de control de­bería haber realizado ins­pecciones a las extracciones. Esas demoras en las verifica­ciones son las que también de alguna forma están perju­dicando al sector, junto con la sequía extrema que esta­mos viviendo", manifestó.

Temas en esta nota

sequia