Chaco Corrientes SoyNorte Club
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.nortecorrientes.com/a/173371
MUERTE Y CONFLICTO EN EL SANTUARIO DE MERCEDES

Gauchito Gil: frenan la demolición de locales comerciales a la espera de un fallo

Un juez .ordenó a un grupo de co­merciantes que devuelvan los terre­nos tomados de Vialidad Nacional. Los puesteros se niegan

Debido a la existencia de una presentación en la Cámara de Apelaciones de la ciudad de Corrientes, el juez federal de Paso de los Libres, Gustavo del Corazón de Jesús Fresneda, resolvió suspender el desalojo de los 17 comerciantes que se niegan a dejar los 20 metros de banquina al costado de la Ruta Nacional 123 en el san­tuario del Gauchito Gil, en Mercedes.

El magistrado, sin em­bargo, ordenó demoler los locales que ya están vacíos porque sus propietarios aceptaron dejarlos volunta­riamente en cumplimiento de un acuerdo firmado en agosto de este año y que fue rubricado por unos 60 fe­riantes.

El jueves, en horas de la tarde, los numerarios del Escuadrón 7 de Gendar­mería Nacional se presen­taron en el santuario y en ese momento dos camiones de la Dirección Nacional de Vialidad llegaron transpor­tando pesadas máquinas que serían utilizadas para la demolición. En un primer momento existía la posibili­dad de que el juez ordenara arrasar con la ranchería ins­talada precariamente desde hace más de dos décadas en ese espacio público. Pero, posteriormente, se decidió aguardar que la Cámara de Apelaciones resuelva el pe­dido de los comerciantes rebeldes.

Lo que ellos ponen como condición para dejar el te­rreno que pertenece al Es­tado es que se les entreguen construcciones de material con todos los servicios y algunos hasta piden vivien­das de ladrillo y cemento en un lugar cercano al santua­rio.

Así las cosas, se autorizó entonces que se demolieran algunos locales ya desocu­pados. Una retroexcavadora fue utilizada para echar los muros de lo que era un local de comidas y una topadora juntó los pedazos del lugar donde hace un mes funcio­naba una santería.

Cerca de las 15, las má­quinas fueron subidas a los camiones y trasladadas nuevamente a la ciudad de Corrientes. Fuentes que intervienen en la causa de usurpación sostienen que los comerciantes que se nie­gan a dejar el espacio son allegados a la organización que hasta agosto manejaba el predio y a la que se le atri­buye la toma ilegal de terre­nos, como también el doble homicidio de Julio y Sergio Cantero, padre e hijo, quie­nes fueron asesinados en el patio de su casa al negarse a que un grupo de personas tomara su vivienda para montar negocios.s

Temas en esta nota

Gaucho Gil